Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Torrent, el gato y el ratón

Antoni Coll

Whatsapp

Como en las películas de Tom y Jerry, hemos asistido al espectáculo del gato Rajoy persiguiendo al ratón Puigdemont para que no se colara en la cocina del Parlament. 
No solo Rajoy y la prensa habían perdido la pista a Puigdemont desde el domingo, tampoco Roger Torrent pudo localizarlo, pese a cinco llamadas que no obtuvieron respuesta. Al fin, fue aplazado el debate de investidura y nadie apareció en el hemiciclo excepto los cuatro diputados de la CUP, más fervorosos de Puigdemont que los de ERC y del propio PDeCAT, que aunque parezca mentira aún existe. 

Torrent es el último eslabón de la «cadena de desconfianzas» que bulle en la mayoría independentista. El futuro es incierto. Seguiremos empantanados durante tiempo. El gato y el ratón seguirán con su espectáculo.

Temas

Comentarios

Lea También