Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Hablemos de Educación

Nos encontramos en plena veda de caza del chaval en edad escolar. Las jornadas de puertas abiertas en centros educativos asoman por doquier. Las propuestas educativas más avispadas se pasean por Tarragona en autobús. Por el ambiente se diría que tal evento tiene visos de querer sentar tradición.

Según parece la crisis (económica) va cambiando de rumbo al ritmo de un gigantesco trasatlántico. Sin embargo su raíz goza de una pésima férrea salud. Si bien han salido a flote incontables casos de latrocinio de todas las tallas y colores, se han propuesto medidas de la señorita Pepis (perdón por lo de señorita). El quid para prevenir definitivamente las crisis está en el ambiente precisamente estos días: la educación. Me explicó.

Las crisis se viven, y parafraseando libremente al psiquiatra judío Viktor Frankl, todos tenemos un núcleo interior que activado convenientemente nos habilita para estar inmersos en la más terrible de las crisis (prisionero como él en un campo de concentración nazi) en estado de paz interior.

Esta paz interior sólo se puede cultivar de forma individual, y se consigue luchando por atesorar tres dones necesarios: confianza por Dios (autoridad que no se muda) en los demás, sin suponer a nadie ladrón o inferior jamás; esperar en la certeza que el buen hacer presente conduce siempre a algo mejor; y como consecuencia de poseer los dos anteriores, amor, cuya manifestación visible es la efusión de la paz interior hacia los demás, redundando en bien de todos.

Un porcentaje ínfimo de los idearios escolares (cuando los hay y se aplican) apuesta por mejorar la sociedad a través de los corazones de cada individuo. La mayoría, como nuestro actual presidente, cree que para solucionar los problemas del hombre, actuales y futuros, hay que operar solamente en los bolsillos y poco más.

Pablo de Noguera Arnal

(El Morell)

Destrozo ecológico en Vila-seca

En la calle Era del Delme se han talado casi treinta árboles. Por qué?, ¿por sus raíces?, ¿estaban enfermos? CiU lleva más de treinta años gobernando Vila-seca; por lo tanto, si estaban enfermos o mal plantados, ellos son los responsables de este desastre ecológico. Pero es que en la calle Joanot Martorell se han talado otra docena de pinos de aspecto totalmente saludable.

Los jardineros dicen que no saben la causa exacta, pero que quizás tenga que ver con unas próximas elecciones municipales.

En el Institut Ramon i Barbat hay cuatro palmeras taladas, seguramente fueron atacadas por el «picudo». Ante tanta dejadez y tanto destrozo ecológico, el máximo responsable de Medio Ambiente del ayuntamiento debería dimitir. Y espero que los imputados por el Caso Innova no se presenten a las elecciones municipales. Esto es Tarragona. No queremos ser Castellón 2.

Andrés J. Moreno Cañizares

(Vila-seca)

Respuesta a Font de Rubinat

Le contaré que el problema es que la Generalitat despilfarra muchos millones en entidades, como por ejemplo en la Comunidad Valenciana con subvenciones a Acció Cutural del País Valencià o Agrupació Cultural 9 d’Octubre, cantidades que superan los 5 millones de euros. Bueno, pero aquí en Reus y en CAP de Sant Pere no tienen dinero para mantener los médicos, claro.

Señor Font, le recomiendo que escuche la letra de los himnos de Cataluña y Comunidad Valenciana. Eso lo dice todo.

Salvador Company Paredes

(Tarragona)

Las cuentas de la otra casta

Podemos se ha jactado desde su nacimiento de ser el partido más transparente. Pero el grupo populista de Pablo Iglesias además de predicar debe dar trigo con números sin tacha. Y las cuentas no cuadran, entre otras cosas porque su «ejemplar» balance presenta unas semanas de opacidad que nadie explica.

En concreto, no hay un apunte desde enero hasta mediados de abril. Nada. Y no será porque Monedero y compañía no tenían movimientos que anotar.

José Morales Martín

(Palafrugell)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También