Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Agraïment a l’Hospital de la Santa Creu

El mes passat van morir ma mare i ma sogra. Es van portar entre elles només cinc dies, un fort cop que s’ha d’anar assimilant a poc a poc.

En un moment de tranquil·litat de gent al tanatori, vaig estar donant un cop d’ull als últims anys de la seva vida. Tant ma mare com ma sogra, a causa de les seves molèsties, van haver de ser ingressades a l’Hospital de la Santa Creu de Jesús. D’estar amb mi, a marxar fora de casa, primerament vaig tenir les meves reticències i inquietuds, per falta de coneixement de la institució.

A poc a poc aquests dubtes van acabar, en veure la dedicació, el cor, l’interès, el saber fer, l’afecte... en poques paraules, la professionalitat de totes les persones que van cuidar-les.

Per estar a un hospital, una institució de cara al públic en què intervé la salut i la malaltia, a més de professionalitat, hi ha d’haver humanitat. I això és el que hem tingut i he vist a l’Hospital de la Santa Creu de Jesús.

Moltes gràcies a tot el personal que ha estat al nostre costat. No us oblidarem mai. Als meus fills els he dit que si mai em trobo en les mateixes circumstàncies que les dues iaies em porten a l’Hospital de la Santa Creu de Jesús. Fins sempre...

Josefa Benet

(Tortosa)

Aquel fatídico día

«Infracció greu», «estacionar sobre la vorera o sobre el passeig», «Causa de la no notificació de l’acte de denúncia conductor absent», «Preu sense descompte», «200 €».

Recuerdo perfectamente aquel fatídico día, mi esposa me regaló la sorpresa de presentarse en la empresa donde trabajo, vecina del Tecnoparc, y me invitó a un café. Para no perder mi «tiempo de desayuno» en idas y venidas, me llevó hasta el Flaqué Café en coche, a unos 300 metros.

Ella, que conducía, subió el vehículo a la acera del paseo que hay delante del local, que, desde que abrió, hace ya bastantes meses, sirve de improvisado parking a la clientela habitual, Mossos, Guardia Civil y patrulla rural incluidos. Aquel día no había nadie, sólo dos motoristas de la Guardia Urbana de Reus subidos a la acera junto a la puerta. La zona, como es habitual, se encontraba semidesierta.

Estuvimos 15 minutos tomando café sentados junto a la puerta a la vista del coche y los agentes. En ningún momento la potestas (la autoridad por la fuerza), que no autoritas (la autoridad por el prestigio) hizo ademán de identificar al conductor del vehículo mal estacionado (mi esposa).

Ni siquiera se acercaron al coche. Con una discreción impecable tomaron los datos ¡a distancia! La multa me llegó a mí (el coche está a mi nombre). El proceder de los agentes me parece lamentable y la sanción, abusiva.

Distinguidas autoridades están dejando su ciudad muy ordenada, sin embargo al nombre del colectivo que representan y la ciudad a la que deberían servir con diligencia le están haciendo un flaco favor con semejantes exhibiciones de celo más propias de un depredador hambriento que de un leal servidor de ciudadano.

Pablo de Noguera Arnal

(El Morell)

La figura de la madre

Francisco afirmó en uno de sus últimos discursos, que todos debemos la vida y tantas otras cosas a nuestras madres, si bien éstas no siempre son escuchadas ni ayudadas en la vida cotidiana, es más –dijo– a menudo son explotadas a causa de su disponibilidad.

E incluso la comunidad cristiana no siempre las valora convenientemente, a pesar del eximio ejemplo de la Madre de Jesús.

Por otra parte, destacó también que algunas veces, las mujeres se han rebelado contra su papel de madre, privándose así de esa gran riqueza de ser mujeres y de la vida familiar.

Pero, sin embargo –afirmó–, las madres, en el amor incondicional y oblativo por sus hijos, son el antídoto contra el individualismo, las grandes enemigas de la guerra, lo que el arzobispo Óscar Romero definió como «martirio materno»: una entrega total, en el silencio y la oración, en el cumplimiento de su deber.

También destacó que en los momentos difíciles encontramos en las madres la ternura, la dedicación y la fuerza moral.

Valentín Abelenda Carrillo

(Salt)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También