Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Procesión sin políticos

En varias ocasiones he leído comentarios sobre la asistencia de políticos a las procesiones de Semana Santa. Tal como están ahora las cosas, quedaría mucho mejor, que no se hiciera un desfile de personalidades, luciendo sus mejores galas, porque un acto religioso debe quedarse solamente para las personas que lo sienten y siguen la procesión con seriedad y fervor.

Casualmente vi una que no era la del Santo Entierro y era lamentable la estampa que ofrecían los políticos que iban al final, comentando sus cosas, como si de un paseo entre amigos se tratara. Realmente era eso, un paseo, no una procesión.

El hecho de llevar la cabeza tapada favorece que todo el que desee ir, pueda hacerlo sin que nadie le reconozca. Esto sí sería ir de procesión. Hay que cambiar las cosas y hacerlas con sentimiento, no por lucimiento.

Mª Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

Indignación por el pasotismo de nuestros políticos

En días próximos hará un año que sufrí una caída a la salida del CAP de Constantí, lugar en el que resido hace 35 años. La caída fue debida al mal estado de unas escaleras que a día de hoy siguen sin repararse. El resultado fue un esguince de tobillo en la pierna derecha y 48 días de convalecencia, por lo que presenté una denuncia al consistorio por el mal estado del pavimento y la vía pública, reclamándole una indemnización por los días de imposibilidad, así como el arreglo de las escaleras. De momento, caso omiso. Ni revisan mi expediente, ni hacen nada para arreglar la escalera. Las mismas explicaciones que me dan a mí se las dan a mi abogada: «El expediente tiene que pasar por junta» (un año y aún no ha pasado por junta). El secretario del Ayuntamiento, Sr. Juan Antonio Gil, no da más explicaciones, y el alcalde, Sr. Josep Maria Franqués, dice no estar al corriente de la denuncia. Y yo me pregunto: ¿esta es la manera de estar al lado de las personas?, ¿se merecen nuestra confianza? Para ellos existimos cada 4 años. Yo les quiero decir una cosa: no voy a desistir de mi caso. Utilizaré los medios de comunicación para hacer que todos lo sepan, y esta semana mi abogada presentará una denuncia en el juzgado de lo contencioso. Sr. alcalde, que tengan ustedes una bonita campaña electoral. Por mi parte espero políticos más sensibles con los ciudadanos. No olviden que somos personas, además de votos.

Manuel Díaz Coronel

(Constantí)

La España de los palmeros

Aún tengo grabada en mi memoria la imagen del President de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, del día 27/9/2014 en el Palau de la Generalitat, inmediatamente después de firmar el Decret de consulta soberanista fijada para el 9 de noviembre de ese mismo año, previa aprobación de la Llei de Consultes. En el centro de la sala, rodeado de políticos y otras personas que habían acudido para la ocasión, aplaudiéndose mutuamente por el solemne acto. Bien, luego el Tribunal Constitucional decidió por unanimidad declarar nula la consulta soberanista, en tiempo y forma. Por otra parte la aparición del nuevo partido político Podemos ha venido a alterar la presunta paz del gallinero político español. Mítines, conferencias y otros encuentros por doquier. Ganando sitio. Haciéndose hueco. Controlando el escenario y los tiempos con un representante en todas las tertulias de las diferentes televisiones para debatir sobre sus ideas, programas o, incluso, para intentar explicar determinados asuntos poco claros (Monedero, Errejón, relaciones con Venezuela, etc.).

Luego hemos tenido las elecciones autonómicas de Andalucía. Y la penúltima: el Comité Ejecutivo Nacional del PP, el partido que sustenta al actual Gobierno español. Las manos echaban humo tras el discurso de su presidente Mariano Rajoy.

Mientras tanto los españoles ‘de a pie’ sufriendo los efectos de la crisis: paro; desahucios; conocimiento de corrupciones varias entre la clase política (aunque los sindicatos mayoritarios tampoco se escapan) por los cuatro costados; el crecimiento del movimiento yihadista que hace tiempo anidó en suelo español (en lo que va de año se han detenido a más de treinta presuntos yihadistas), etcétera, etcétera, etcétera. Con lo único que se consuelan o distraen algunos, madridistas y culés principalmente, es con las hazañas de sus rutilantes estrellas del fútbol mundial.

Y pronto las elecciones municipales y algunas autonómicas… Vuelta a empezar y para terminar más palmas pues todos ganan. Ninguno pierde. Pero lo más importante de todo es que la economía va bien, según nos dicen los ministros del Gobierno. Parece que España va creciendo adecuadamente. Pues nada, a aplaudir tocan. A ver si convertimos la ‘España de charanga y pandereta’ que escribió Antonio Machado y cantó Serrat (Parábola), en la ‘España de los palmeros’. Sea.

José Antonio Luaces

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También