Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Me gusta leer el ‘Diari de Tarragona’

Me gusta leer el Diari de Tarragona, y más si es un tranquilo domingo cualquiera como el de hoy, pues me siento interesado y hasta conexionado en algunas de sus noticias. Así, en la pág. 8, Jordi Cabré escribe sobre la restauración del edificio del barrio del Serrado del restaurante La Puda y antigua Confraria de Pescados, y que el reloj de la fachada se desmontará para repararlo.

Así yo recuerdo en mi primera infancia que mi primer colegio al que fuí con cuatro años, en la década de los sesenta, y donde aprendí a escribir con unas maestras nacionales, fue en ese mismo edificio, que en su última planta estaba una escuela nacional encima de la Confraria donde aprendí a escribir mis primeras letras con disciplina caligráfica.

El reloj estaba allí arriba, en la terraza del edificio que era el patio de la escuela donde jugábamos unas decenas de niños.

El doctor Font Rius

En otra página, Antoni Jordà Fernández, Catedràtic d’Història del Dret de nuestra URV –da la casualidad que es primo de mi esposa por la rama de los Jordà– escribe que el Doctor Font Rius cumple hoy cien años. Sé que esta semana se le hace un merecidísimo homenaje en Barcelona al que asisten varios exalumnos y catedráticos.

Sé que mucha gente no sabe ni tiene porqué saber quién es el Doctor Font Rius. Así Don José M.ª Font Rius fue mi primer profesor y catedrático cuando empecé la carrera de Derecho, allá en 1976-77 en la UB, como catedrático de la asignatura de primer curso Historia del Derecho Español. Yo con 17 años ya lo veía como un gran erudito del derecho y lo situaba próximo a su jubilación. Pues ahora ha cumplido cien años en plena sabiduría y ha sido maestro de grandes estudiosos y profesores de la historia del Derecho.

Se publican noticias sobre actos o acontecimientos a los que he asistido y al día siguiente leo la crónica de los mismos y me permite cotejar lo publicado en el Diari con lo realmente visto por mi. Así en el Diari he conocido a varios directores y periodistas, de los de antes y de los de ahora, y por supuesto a muchos colaboradores y escritores aficionados de cartas al director y Tribunos, donde se practican experiencias de escritor.

‘La Plumilla’ y‘El Blog del Director’

‘La Plumilla’ del señor Antoni Coll es como mi bocatto di cardinale periodístico de cada día y también el clar i català y al pan pan y al vino vino d’‘El Blog del Director’, Josep Ramon Correal. Por cierto, me hace gracia una coincidencia circunstancial con el actual director, al que no conozco mucho, Josep Ramon Correal, lleidatà i català de soca-rel, según él mismo, pero de padre de Puertollano, que ni es puerto ni es llano, (origen de nuestra refinería Repsol) ciudad de la tierra de La Mancha, la entrañable tierra de Don Quixote, como el mío. Buena gente.

Bueno y esos son algunos de los motivos por los que me gusta leer cada día el Diari de Tarragona, porque a parte de leer y aprender de los demás, a veces si lo haces bien, con rigor y entretenimiento, también te puedes leer a ti mismo. Tampoco voy, pues es impensable, batir el récord de cartas de la señora M.ª Elisa Aragonés.

Un saludo.

Manuel Sosa Márquez

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También