Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

La gran pitada

Este fin de semana se celebró la deseada final de la Copa del Rey de fútbol, la gente que nos gusta el mismo nos disponíamos a contemplar este espectáculo deportivo en compañía de nuestros seres queridos, amigos o simplemente una buena pizza.

Lo que tenía que ser un enfrentamiento deportivo degeneró en una protesta independentista, promovida por un grupo de irresponsables que no tienen que ver con el deporte y que por un afán de hacer creer a un grupo de gente lo contrario, nunca será posible.

Todos los que realizaron esas protestas son ciudadanos españoles porque han nacido en España y morirán españoles. Es triste que se haya llegado al punto de insultarse ellos mismos y lo más triste es cargarse un evento deportivo, donde tiene que existir juego limpio, buenos modos y sobre todo educación. Somos el Norte de África y día a día lo estamos demostrando, somos el hazmerreír de Europa, y si no fuera porque Estados Unidos utiliza las bases de Morón y Rota como plataforma, no seríamos nadie.

Debemos saber separar el deporte de la política y, lo más importante, demostrar cultura y educación.

Antonio Casero López

(Reus)

Parlar correctamentel nostre idioma

A l’anàlisi sociolingüístic Quan els quebequesos dubten del seu francès, de Joan-Lluís Lluís, s’hi llegeix: «A tots els diaris del Quebec es poden llegir tribunes d’experts reals o autoproclamats sobre la qüestió central de tot plegat: el francès del Quebec es degrada, o no? Qüestions similars a les que es poden llegir a diaris de Catalunya. I respostes bastants similars també. Una lingüista, Anne-Marie Beaudoin-Bégin, escrivia en un llibre recent (La langue rapaillée –rapailler és un verb col·loquial quebequès, desconegut a França, que significa unir): ‘Una llengua no desapareix quan s’allunya de la norma prescriptiva, desapareix quan ja no s’utilitza [...] Si Jean Cornellier conegués el català i les intromissions diàries de la llengua espanyola que tants catalans accepten i reprodueixen sense parpellejar, probablement ja no parlaria de deixadesa sinó de perill de desagregació. Al capdavall, doncs, no tot és comparable, en dos països com Quebec i Catalunya».

El català acabarà desapareixent si no parlem amb propietat el nostre idioma, com ho fan amb el seu idioma els espanyols, francesos, anglesos, russos, japonesos, etc. El català que ara es parla, ai!, és d’una descurança pròpia d’una província deixada de la mà de Déu. I Catalunya –no ho oblidem– és una Nació...

Jordi Pausas

(París)

No todos pueden decidir

A las 11 de la mañana, dos ciclistas van hablando por una estrecha carretera de Banyoles. Ocupan la mitad de la calzada. A pesar de la línea discontinua es peligroso adelantarlos, pues pegan bandazos imprevisibles. Al mucho rato, los paso, lenta y completamente pegado al otro lado de la carretera. Siento la necesidad de decir lo que pienso sobre su seguridad. Paro y los espero.

–¡Si vais de dos en dos, ocupando media carretera, os jugáis la vida! ¿Que no lo veis?

–¡Nosotros somos dos y tú sólo uno, tenemos preferencia y la ley nos ampara!

–La ley, a veces, es absurda, y ni los expertos en leyes son siempre racionales.

Al irme, me sentí como un Quijote luchando contra la absurdidad, peligrosa y caprichosa, de dos molinillos de viento a pedales.

Kim Durall

(Banyoles)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También