Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Sólo 44 años

Anoche tuve una pesadilla. Una persona de 44 años había muerto. Deja hijos huérfanos de madre. En el sueño, esa persona trabajaba en una multinacional. Tenía premios de reconocido prestigio. Trabajaba mucho. Trabajaba demasiado. Quizás el exceso de responsabilidad no la dejaba desconectar del trabajo. Nadie le advirtió del riesgo. Quizás el trabajo era un refugio. Un maldito refugio aceitoso...

Me cuentan en el sueño que era una excelente persona. Siempre se van los mejores. Por su parte, la multinacional guarda silencio. Solo queremos noticias buenas. Ni una sola esquela en la prensa. Para las multinacionales no existen las personas. No existen los trabajadores. Sólo existen los números. Y los premios. Qué pena. Algún día, los que visten trajes negros con corbatas deberán reflexionar. Qué sueño más triste...

Andrés J. Moreno Cañizares

(Vila-seca)

Vergüenza de políticos

Cada día aparece un político imputado, y lo único que me produce es asco y pienso ¿para qué sirve un político ? Si lo único que hacen bien es robar, defraudar, estafar y mil delitos más, si de solucionar no solucionan nada, al contrario, su fin es crear problemas y así tener entretenido a los idiotas de los votantes, porque en el fondo esa es la estrategia para ocupar un puesto, que por cierto se aferran a ello con dientes. No hacen nada bien, no solucionan nada, al contrario, y encima les pagan para hacer el idiota y las leyes son para el beneficio de ellos, como esa del aforamiento, que hicieron a sabiendas porque sabían que tarde o temprano los acusarían de algún delito y que mejor que sacar una ley para sentirse intocables. ¿Cómo se entiende que una señora esté imputada y encima le den el cargo de diputada? En un país decente esto no pasaría y lo de risa es que otros políticos que no tienen vergüenza la apoyen como el señor Duran Lleida, un señor que había prometido dimitir y no cumplió su promesa, a propósito ¿por qué ningún político dimite? Muchas promesas y bla, bla, bla, como dice el refrán los hombres decentes se visten por los pies, y en España estamos rodeados por políticos con poca hombría por no decir lo que realmente pienso. Ahora me viene a la memoria una frase que me decía mi padre y que tan cierta es: el listo vive del tonto y el tonto de su trabajo, o sea que estamos invadidos por listillos y los tontos tenemos que mantenerlos.

Tengo una nieta de 7 años y un nieto de 4 años y rogaré para que estudien y sean de provecho para la sociedad, en un país donde prospera la ignorancia, la mediocridad, donde una analfabeta como esa tal Belén Esteban y resto de fauna en programas que dan vergüenza ajena, no puedo pedir tener políticos decentes.

Kalinka Casas Oriol

(Tarragona)

La deuda inventada

Observo con perplejidad el «memorial de agravios» presentado por el gobierno catalán. Muchos de los supuestos «agravios» son discutibles y otros completamente falsos. Por ejemplo, uno de los de mayor volumen monetario es la supuesta «deuda del Estado con Cataluña» por las inversiones en infraestructuras correspondientes a la Disposición Adicional Tercera del Estatut. Quizá hay que recordar que el Tribunal Constitucional en su sentencia sobre el Estatut anuló por completo esa disposición adicional, concretamente en su fundamento jurídico 138. Es decir, se trata de una norma carente de ningún valor y por tanto no existe ninguna «deuda con Cataluña». ¿De verdad el señor Mas y sus asesores no conocen la sentencia del Estatut? ¿O se trata de marear la perdiz con victimismo basado en falsos agravios y falsas ‘deudas’?

Carmen B. Fernández

(Calafell)

Nepotismo o pelotazo

El sobrino político de la alcaldesa de Madrid y su jefe de gabinete ocupó durante diez meses el cargo de director general de la Escuela de Organización Industrial del Ministerio de Industria y tras su salida recibió una compensación de casi 88.000 euros en virtud de una norma que concedía derecho a indemnización al funcionario que prestara servicios en empresas o fundaciones públicas. No sé si es un caso de nepotismo pero sí que es todo un pelotazo del sobrinísimo anticasta.

Xus D. Madrid

(Palamós)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También