Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

El lío de la calleMaría Cristina

Soy uno de los afectados, no me voy a esconder, me han multado mi coche y he evitado la grúa por un golpe de suerte.

No entenderé que le cueste tanto a un político ponerse en la piel del populacho, aquel que pugna cada día por aparcar en una ciudad que da muy pocas posibilidades de ello, y mucho menos gratis. Costaría creer, si no fuera cierto, que es muy difícil aparcar gratis, si uno no se sale de los límites habitados del centro de la ciudad.

Dicho lo anterior, diría que nadie se espanta ante el tremendo lío que se ha montado en la calle María Cristina por una señalización irregular, hasta el Ayuntamiento creo que en esto está de acuerdo.

Tengo mis dudas sobre que un acto necesite estar señalizado con tres días de antelación, el acto comenzaba el día 13. Es muy generoso por parte del Ayuntamiento, yo díria que desgraciadamente generoso, muy perjudicial para el ciudadano que no posee parquing, o no dispone de las prebendas de algunos. Constatemos que es muy complicado aparcar, y más viviendo dentro o alrededor de la Part Alta. Es criticable que no se mesuren las fechas de prohibición, cosa que ocurre muchas veces por fiestas o acontecimientos varios. Qué más les da a aquellos que no padecen el tema del aparcamiento.

Luego ocurre que una zona de prohibición, con un mismo número de acta, disponga en un tramo de una fecha de inicio, 13 de agosto, y en otro tramo cercano, no más de cinco metros de distancia y con la misma acta, tenga otra fecha de inicio. Eso no se lo cree nadie, y más cuando incluso en el Facebook de Mobilitat se publica otra también bien diferente, es decir el día 12 de agosto a las 20 horas.

Y aquí viene la apoteosis, es que, en un acto de magia filibustera, con nocturnidad y alevosía, se cambien los carteles el día 12 de agosto, de madrugada, y se atrase la fecha, en un acto de viaje en el tiempo de pura ciencia-ficción al día 10 de agosto, ni los más avanzados entenderán el truco, pero fue así, así pasó, y a pesar de que las señalizaciones se han de hacer con 48 horas de antelación, una señalización que debió colocarse el día 8 de agosto, se coloca, dios sabe quién debió dar la orden, el día 12 de madrugada. Sabia decisión. Yo aparqué muy pocas horas antes del cambiazo.

Pero lo más gordo de todo es que una consellera que debería tener cierta sensibilidad ciudadana, ante tamaña cagada, no disponga la anulación inmediata de gruas y sanciones, como debería hacer y eso evitaría tan mala publicidad para un consistorio que en temas de movilidad es proclive a ir en contra del ciudadano de a pie. 300 euros son un tremendo sablazo.

Debería ante tanta irregularidad, zanjar el tema, tener cierta vergüenza y evitar quedar en ridículo. Lo contrario, mostrando tanta intransigencia, no parece muy digno por su parte ante un patinazo de tal magnitud.

Francisco Marchal Aguilera

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También