Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Los manteros no son el problema

Los manteros parecen ser ahora el problema más grave que afronta una ciudad. Las policías de las ciudades dicen estar desbordadas, aumentan los controles para evitar a estos africanos inundando las ciudades con artículos falsificados, e incluso hay agentes que acaban heridos al intentar desmantelar estos mercados ambulantes.

Pues bien, yo creo que se exagera. Tal cual, se está exagerando el problema de manera deliberada. ¿Para qué? No lo sé. Quiero pensar que no es para desviar la atención de problemas más graves que pasan hoy en día, a poco tiempo de elecciones autonómicas, plebiscitarias, nacionales, o las que haya y como les quieran llamar.

Yo, siento decirlo si a alguien le ofende, no veo problema alguno en que una gente se plante en diversas calles con una sábana mostrando artículos que, por cierto, mucha otra gente compra. Oigo que los pequeños comerciantes se quejan de que les quitan negocio, pero no veo que esos comerciantes vendan los mismos artículos.

También oigo que molestan y ahuyentan a posibles clientes, pero lo que veo es que atraen a gente interesada en ver qué pueden comprar a un precio asequible.

Oigo y leo que estos manteros no pagan impuestos, pero veo que también hay muchos españoles que no lo hacen. Unos (profesores, electricistas, lampistas, pintores, etc.) porque no se pueden permitir pagar una cuota de autónomos exagerada, y deben trabajar ilegalmente poniendo carteles en farolas, y otros porque son unos políticos corruptos y aprovechados, los cuales dudo que acabaran pagando sus crímenes como lo haría un ciudadano de a pie.

A los primeros les entiendo perfectamente, pues yo mismo he estado en una situación similar. A los segundos, bueno, de esos mejor no hablar que me caliento.

Sobre las grandes compañías tampoco hablaré, porque si alguien pretende hacerme creer que esto de los manteros les hace perder negocio me entra la risa.

Yo los problemas que veo son otros, llámenme raro. Veo a un exceso de turistas inundando hoteles caros en barrios tradicionalmente pobres, haciendo subir precios de alquileres para esos pequeños comerciantes. Veo que solo las grandes empresas son capaces de instaurarse en los centros de las ciudades, debido a que solo éstas pueden pagar los precios astronómicos. Veo que cada vez las ciudades pierden su identidad, siendo cada vez los centros más similares, con sus Zara, H&M, McDonald’s, y demás. Veo un aumento de las quejas contra personas que vienen de otros países, llamándolos inmigrantes. Mientras que de los nuestros que se van a otros países por falta de trabajo aquí, se dice que son buscadores de oportunidades. Veo muchas más cosas que me preocupan, y los manteros no son una de ellas.

Nacho Julve Larrubia

(Tarragona)

L’aigua de Sant Magí no es ven

He deixat passar uns dies abans d’escriure aquestes ratlles, però tampoc podia deixar passar uns comentaris, totalment erronis, fets a través d’una televisió. Vull creure que estava convençut del que deia, si bé del tot equivocat.

Com cada any, vaig anar a l’ermita del Portal del Carro a fer la visita al sant i a buscar un cantiret d’aigua. En trobar una coneguda i sortir el tema, va dir que «no pensava pagar un cèntim per una aigua que, segons deien, agafaven la que volien de Sant Magí Lluny».

Vaig aclarir que l’aigua no es pagava, i que era lògic que es paguessin els envasos (ampolletes o cantirets) i que, si només volia beure aigua, hi havia dos càntirs grans a l’abast de tothom alhora, que de portar l’envàs l’omplirien. Creia que l’havia convençut.

L’endemà de Sant Magí, va trucar-me per telèfon només per dir «que s’atrapa més aviat un mentider que un coix», ja que el comentarista de la tele explicava que a l’ermita de Sant Magí es venia l’aigua. Vaig tornar a explicar-li-ho, i que jo també ho vaig escoltar, però no era veritat, i que el comentarista ho devia desconèixer, mal que hagués valgut la pena saber-ho abans de dir-ho. Ella, com molts, erri que erri amb el que havien dit per la tele.

Poc o gens m’importa l’opinió sobre mi d’aquesta persona, però sí que m’importa, que quedi clar, l’actuació sobre aquest afer de la Confraria de Sant Magí: «l’aigua no es ven». Hi ha dos càntirs grans per a tothom que vulgui beure i, en cas de portar envàs, el voluntariat encarregat amb tota l’amabilitat i amb un somriure l’ompliran. Una cordial salutació.

Montserrat Serra i Tutusaus

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También