Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Y sigue el dislate babélico hacia la nada

Constitución catalana: sólo los nacidos antes del 77 podrán emplear el español ante la administración. El catalán será lengua oficial mientras que el español tendrá «estatus jurídico especial» que sólo permitirá a los mayores de cuarenta años utilizarlo.

Pues... ¡muy bien! ¡Qué sabiduría legislativa! ¡Qué monumento (como diría Cervantes por boca quijotesca) a la sinrazón que a la razón ofende! ¡Y qué despropósito! digo yo. ¿Acaso volvemos a la filosofía franquista, pero proviciana o alpargatera?

Pero ¿en qué cabeza que rija se puede despreciar así a una lengua propia –¡sí, propia!– como es el español, por otra parte lengua universal, frente a la otra, el catalán, que, aunque también sea propia, no deja de ser minoritaria respecto a la primera? Vuelven los separatistas a martillear en frío; a dar una en el clavo y ciento en la herradura; o dicho de otra manera: ¡Vuelta la mula al trigo! ¡Eso sí! hay que reconocer su magnificencia como legisladores, como Salomones, Licurgos, etc. ¡Qué eminencias! Y no hablemos de su magisterio en el arte de la oratoria: son Pericles, Demóstenes, Emilio Castelar... Personalmente me quedo pasmado al oír sus elocuentes discursos (y lo hago extensivo a todos, pero absolutamente a todos los políticos españoles: los de la casta y los de la anticasta) ¡Qué arte! ¡Qué donaire! ¡Qué gracia! ¡Es que cada vez que hablan vierten perlas! ¡Francamente, me rindo ante su sabiduría y elocuencia...!

Los idiomas son para entenderse, no para reivindicar diferencias, y si no cumplen esa función hay que usar el idioma que sí cumple ese requisito. Además, el español (castellano en la Constitución) es la lengua de todos, única lengua franca en toda la Nación; enseñar en las escuelas que es una lengua ajena es un disparate y una mentira, porque parece que todo vale en el mundo de Babel: se olvida que las lenguas no pertenecen a los territorios, sino a las personas que las hablan. Por lo tanto, tan de Cataluña es la lengua castellana o español como lo pueda ser la catalana; porque todos los habitantes de Cataluña las conocen y las hablan, incluso repuntan por encima los castellanohablantes. Las lenguas vernáculas son para enriquecer, no para empobrecer la capacidad de entenderse con otros conciudadanos. Y con el cambio de la nomenclatura callejera, resulta una vergüenza supina que dilapiden el dinero de los contribuyentes en cambiar todos los documentos, entidades bancarias, etc. En eso pierden el tiempo estos políticos, que sólo piensan en medrar y en malgastar nuestros impuestos.

Miguel Ángel Hidalgo Caño

(Tarragona)

La Iglesia y la sociedad

La pretensión pseudo laicista de recluir a la Iglesia en las sacristías y en el fuero interno de las personas, excluyéndola del ámbito público, es inaceptable desde el punto de vista legal pero también desde el interés de la sociedad. La Iglesia es un ámbito de libertad y de verdad en el que deben sentirse acogidos quienes contribuyen al respecto de la dignidad humana, en particular de los más desfavorecidos, los descartados de nuestra época.

La Iglesia vive para anunciar el Evangelio de Jesús, a través del testimonio personal y comunitario, dando vida a instituciones de caridad y educativas, de atención social a los marginados, y de generación de cultura. Una Iglesia que es mano tendida a una humanidad necesitada de la alegría y de la esperanza.

Enric Barrull Casals

(Girona)

Calle Vapor

No quise contestar a la nota del Diari y he querido comprobar hoy que todo está igual. El Diari no tiene la culpa, les engañaron. Hoy, día 14, no hay señal de que hayan empezado las obras, está todo vallado como hace tres meses o más. Dicen que el material fue retirado hace tres semanas. Tampoco es verdad: está retirado desde el día que lo vallaron, es una pena que se haya comprado material dos veces por la misma obra ¿No hay nadie que controle el material que se compra? Mi madre decía este refrán: ‘comprar bueno y barato, excepto que tengas suerte, es comprar dos veces’.

Posiblemente, si arreglan estas escaleras, cambie la situación de lo que hacen un grupo de jóvenes al final de la escalera, al lado de Estadística. Valdría la pena que de vez en cuando pasara ulgún guardia municipal.

Conchita Olivé Queraltó

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También