Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

El yate de Mas

Estos días han sido noticia las vacaciones de Artur Mas y señora en Baleares, con avión privado y yate de lujo incluidos. Por lo visto, el jet privado habría costado unos 10.000 euros y la embarcación de 16 metros de eslora otros 2.700 euros por día. Sinceramente duele a la vista que el responsable de tantos recortes en educación o sanidad se pasee en un yate de lujo por el Mediterráneo.

La realidad es que mantener a Artur Mas nos está saliendo muy caro a los catalanes: cobra un sueldazo de casi 10.000 euros mensuales –sin obligación ninguna de trabajar– y además le pagamos chófer, oficina y varias personas a su servicio con un coste anual de más de 500.000 euros. Realmente es lamentable que los ciudadanos tengamos que pagar con nuestros impuestos la vida de lujo de quien tanto ha recortado nuestros servicios.

María Raga

(Salou)

La monja menuda

Teresa de Calcuta, la monja menuda que con su testimonio de vida nos remite a las fuentes más profundas de la caridad, ha sido elevada a los altares. En una ceremonia multitudinaria, el papa Francisco la ha proclamado santa, recordándonos que también nosotros estamos llamados a concretar en la realidad lo que invocamos en la oración y profesamos en la fe; que no hay alternativa a la caridad, porque quienes se ponen al servicio de los hermanos, aunque no lo sepan, son quienes aman a Dios. Sin embargo, la vida cristiana no es una simple ayuda que se presta en un momento de necesidad. Es toda una vocación a la caridad, un compromiso serio, y al mismo tiempo gozoso, de seguimiento de Jesús. Santa Teresa de Calcula supo dibujarlo de manera espléndida en el tapiz de su vida.

Juan García

(Cáceres)

La CUP y la dejadez del consistorio

Leo en el Diari de Tarragona de ayer, 7 de septiembre, la denuncia de la CUP sobre la «dejadez del consistorio en Ponent» y muy particularmente en la situación de deterioro que se aprecia en ciertas zonas de Campclar, reitero en ciertas zonas de Campclar (curiosamente casi siempre las mismas).

Primero, parece que la CUP ha descubierto ahora el estado de «dejadez» de algunas de estas zonas, cuando, particularmente en Campclar, es un problema endémico que se viene arrastrando desde hace muchísimos años, casi desde su fundación. Mezclan todo eso además con la crítica al dinero invertido en las instalaciones de los Juegos del 2017, que justamente pienso que cambiarán radicalmente la cara de esa zona de Ponent.

Segundo, según mi opinión (y he vivido durante muchos años en este barrio), es un problema de difícil solución, pues está ligado en gran medida a un gran incivismo, al vandalismo y en parte también a la delincuencia, las cosas son como son. Yo he visto como por parte de la Brigada Municipal se reponían papeleras o farolas que se habían destrozado y a los cuatro días volvíamos a estar igual, como se reponían tapas del alcantarillado que habían sido sustraídas y a los dos días las volvían a sustraer, como se destroza el mobiliario urbano, como revientan las cerraduras de muchas escaleras o se rompen los cristales de las puertas de las mismas, como se ocupan pisos y locales, como se avisaba a la gente de que no se podían dejar la basura fuera de los contenedores y encima te insultaban, como algunos sustraen la luz o el agua de forma fraudulenta...

Me consta que se ponen multas y sanciones al respecto, pero como muchos de los denunciados o cogidos in fraganti son insolventes, al final la cosa se queda en nada.

En definitiva, es un problema de muy difícil solución y no es bueno hacer demagogia política barata con estos temas.

María López

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También