Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Les festes, els sorolls i altres coses

Un cop passades les entranyables festes de Santa Tecla, es pot valorar una mica per sobre el que més ens ha agradat i el que menys.

Llegides les opinions de moltes persones, que les han «sofert», i així any rere any, ens queda la sensació que els sorolls es podrien moure una mica de lloc, per tal de no castigar sempre els mateixos. Sí que hi ha certes coses que s’han de fer al nucli antic sí o sí, però moltes altres, com ara els concerts, ben bé es podrien ubicar a un altre lloc, apartat del nucli antic i al mateix temps accessible al jovent que ho gaudeix.

Tenim el Port Esportiu i la zona del Serrallo, que podrien acollir certs esdeveniments, lluint encara més pel fet d’estar tocant al mar i donar el sentit refrescant que es necessita quan hi ha concerts que provoquen certa calor (gresca, begudes, etc.). La millor ubicació, sens dubte, serien les nomenades. També ho agrairien els bars i restaurants de la zona.

El llastimós panorama que queda després d’un concert, ja ho sabem tots: molta brutícia a causa dels incívics que no respecten la ciutat, la mala olor que desprenen els racons i parets de l’entorn, tan si estan foscos com si no. Les escales on hi ha el rellotge de sol que baixen a Les Palmeres, fosques i brutes que et deixaven sense respiració. No oblidem tampoc als que els hi va fer mal la beguda o el que fos que prenguessin. Un panorama realment desolador. Diuen que això és part de la festa, però jo diria que mentre uns la gaudeixen, uns altres la pateixen. Què hi farem.

Les ballades de sardanes a la Rambla Nova donen alegria als que ballen i als que miren, sense causar cap tipus de molèstia. Els balls populars tampoc originen cap trastorn. Els grans poden ballar la música de l’època en un ambient agradable i evocador. Els Castells, el Seguici Popular, tot és realment engrescador.

Deixo per al final el Retaule de Santa Tecla, que aquest any commemora els seus 25 anys, amb l’actuació sempre magnífica de l’Esbart Santa Tecla i la Furius Music Orchestra, que ha creat dins la Catedral de Tarragona, plena de gom a gom, un ambient únic i encisador.

Fins a l’any que ve.

M. Elisa Aragonés (TGN)

La minoría del 14%

Solo el 14% de los ciudadanos que viven en Cataluña no se sienten españoles en algún grado, según una encuesta de una fuente tan poco sospechosa como el gobierno catalán. El resultado puede sorprender tras años de «proceso» y propaganda nacionalista pero la realidad es que a los catalanes nos unen más cosas de las que nos separan con el resto de españoles.

Ese discurso de los dirigentes nacionalistas en las últimas décadas, ya sean Jordi Pujol, Mas o Puigdemont, de una Cataluña alejada y en permanente conflicto y enfrentamiento con el resto de España, no representa afortunadamente a la sociedad catalana. Quizá el gran problema de Cataluña sea la exagerada sobrerrepresentación de esa escasa minoría del 14% que no se siente española en medios de comunicación, entidades y la élite dirigente, dando la impresión, muchas veces, de ser el 86%.

Pilar González Gutiérrez (Calafell)

El ruido de las fiestas y los enfermos

Me encantan las fiestas populares, este tipo de fiesta que se hace junto a la familia y amigos y disfrutas en plena calle, pero entiendo que existe unos límites, y estos cuando se traspasan, y ponemos en riesgo la convivencia, son malos.

El miércoles tarde mi hijo sufrió un fuerte dolor abdominal, fue trasladado del CAP de Vila-seca en ambulancia al Hospital de Santa Tecla, la ambulancia que lo trasladaba llegó justo en el momento en que la Guardia Urbana cerraba el acceso a la Rambla, o sea, pasó por pelos, justo cuando empezaba la fiesta, una fiesta a la que los organizadores no se percataron o no quisieron ver que cerraba el acceso al Hospital. Bueno, uno entiende poco de estas cosas, pero imaginemos que ocurre una calamidad pública, un accidente grave, urgencias de Santa Tecla está preparada para cualquier contingencia de este tipo, con capacidad y buenos profesionales; tenemos químicas, fábricas, hoteles y buses que no paran de traer gente de otros lugares; por tanto, el riesgo es constante.

Durante más de tres horas el hospital quedó cerrado a cualquier urgencia, es más, la gente ingresada con dolencias graves necesitan reposo absoluto, no es bueno el ruido de tambores y griterío durante tanto tiempo, incluso los propios profesionales del centro se quejaban al no poder trabajar ni concentrarse por el excesivo ruido. En fin, uno piensa en ocasiones, si los responsables de estas fiestas piensan en las consecuencias; supongo que habrá más sitios para poder celebrar tranquilamente estos eventos.

José Reyes Ximénez (TGN)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También