Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Siete nuevos santos

Desde ayer la Iglesia católica cuenta con siete nuevos santos, entre los que se encuentran el conocido como niño Cristero, que fue asesinado en 1928, en Méjico, durante la persecución religiosa, y el obispo español Manuel González, nacido en un pueblo de Sevilla a finales del siglo XIX, que también conoció en España tiempos oscuros de odio y de persecución a la fe.

Fue obispo de Málaga y de Palencia, fundador de la congregación religiosa de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret y de la Unión Eucarística Reparadora, conocido como el Apóstol de los Sagrarios abandonados, promotor de la devoción a la Eucaristía y de una intensa labor en favor de los más pobres.

A menudo expresaba, con sus palabras y obras, de forma elocuente, que la mejor acción social nacía en la oración, de rodillas, ante el Sagrario.

Jesús Martínez Madrid

(Salt)

¿Cobrar por trabajar? ¡Habrase visto!

Se empieza aceptando un empleo «de lo tuyo» y se termina trabajando gratis. Y es que cuando a una doctoranda que trabaja en la hostelería por obligación la llama la Confederación Empresarial de la Provincia de Tarragona para impartir cursos, aceptas aunque eso signifique trabajar más de 13 horas al día combinando dos empleos.

Siete meses de maratonianas jornadas, de preparación de clases y de poco sueño para poder cobrar por tus servicios, según dice tu contrato, a dos meses vista. ¡Ah no! Que los cobros se regularizaran en breve (julio). ¡Vaya! la dirección no nos ha dado autorización para efectuar pagos (agosto). ¡Uy! Es que ha habido una demora en los pagos por parte de la Administración (septiembre). ¡Ay! Es que hemos tenido un «problema» con el dinero de la subvención (octubre). Impotente salgo del despacho del gerente no sin antes tener que oír que con esa actitud mía me olvide de trabajar más con ellos. Qué desfachatez la mía querer cobrar por trabajar. Lo que sí tengo claro, al igual que en el caso de los ERE, es que el dinero siempre desaparece y el docente es el último en cobrar (si cobra).

Miriam Soriano

(Tarragona)

La desmemoria histórica del gobierno catalán

Leo con sorpresa que el gobierno catalán dedica un «Día Nacional» a la memoria solo de las víctimas del franquismo pero no a las de los años anteriores, bajo el gobierno de Lluís Companys (ERC). Durante este periodo fueron asesinadas en Cataluña miles de personas sencillamente por sentirse españoles, tener un negocio o llevar algún signo religioso como una medalla. ¿Va a reparar el gobierno catalán con otro «Día Nacional» la memoria de estas víctimas o quizá son de segunda? ¿Se van a anular los juicios sin garantías en que el gobierno de Companys condenaba a muerte a civiles inocentes? ¿Va a pedir perdón ERC por uno de los periodos más trágicos de la historia de Cataluña? La memoria histórica no puede ser sectaria. Si la desempolvamos, seamos honrados y saquemos a la luz toda y no solo la que interesa políticamente a quien gobierna.

Rosa Álvarez

(Tarragona)

El tropezón

Existen rostros sin nombre de gente anónima a los que les ha ido mal en la vida por circunstancias varias, bien por problemas profesionales, drogas, juego, separaciones o alcoholismo, viéndose inmersos a vivir en la calle.

La ayuda y apoyo recibido a través de organismos e instituciones, de mucho voluntariado por parte de personas anónimas de perfil variado con inmenso ánimo, les dan la fuerza necesaria para salir del vacío que sienten a consecuencia de sus respectivos traumas. Todos ellos con su aportación, son sin duda de suma trascendencia.

El pilar fundamental e imprescindible es el soporte familiar cercano para la recuperación de la autoestima del individuo, darse tiempo para encarar y recuperar la idea que a pesar del pasado latente se puede ser capaz de elevarse y volver a vivir la vida como un auténtico regalo.

Se puede y se debe intentar a través de la emotividad aceptando el desgarro sufrido, reincorporándose a las obligaciones cotidianas, superando la línea frágil para volver a ser útil en todo aquello que puedan aportar a la sociedad. El esfuerzo colectivo vale la pena.

Visitación Juárez Laiz

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También