Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

El 8 de marzo, ¿Día de la Mujer?

Soy una mujer de 56 años, nacida en el seno de una familia humilde, que cursó EGB y FPI para incorporarse seguidamente al mundo laboral permaneciendo en él durante 34 años de mi vida, cotizando para contribuir en un estado de derecho, democrático y de bienestar social.

Siento que he pasado por este mundo casi de puntillas, sin hacer apenas ruido. No he ocasionado grandes gastos al papá Estado, no he necesitado paritorio, vacunas, subvenciones, ayudas públicas, becas comedor, becas en educación, etc.

Ahora, en este momento de mi vida, no tengo derecho a percibir ninguna ayuda de este Gobierno. La moraleja está en que no tenemos ese derecho por el hecho de ¡no tener cargas familiares! Para poder acogernos a la ayuda de mayores de 55 años, debemos estar en situación legal de desempleo, esto es, haber agotado la prestación contributiva o haber trabajado durante un periodo no inferior a 3 meses inmediatamente anterior a la solicitud de la ayuda.

No queremos nada que no nos pertenezca por derecho. Trabajar es un derecho.

Ha llegado el momento de dar la vuelta a la tortilla. No podemos estar al margen de los presupuestos destinados al bienestar social. Por supuesto que no es la única de las reivindicaciones a formular, es una de tantas.

Emma Español Rubio

(Salou)

No hay educación

Algunos padres han perdido las formas y ese puntito picante que se llama educación. Solo hay que pasar por cualquier colegio y observar como dejan los vehículos estacionados para dejar y recoger a sus hijos. Cruzan con sus niños por lugares que no deberían, en vez de enseñarles a pasar por los paso de peatones, sin saber que cuando un día vayan solos lo harán igual y podrían atropellarlos. Entonces nos lamentaríamos. Además, los padres tienen la santa caradura de estacionar ocupando los paso de peatones impidiendo el paso por los mismos, eso es tener poca educación. Toda esta manera de actuar es la herencia que le están dejando a sus hijos y será el bumerán que les devolverá la acción cuando ellos sean mayores y quieran pasar por un paso cebra ocupado por un caradura con su vehículo.

Mucha gente puede perfectamente ir andando y no lo hace, pero los que no tienen más remedio que hacerlo en su vehículo deberían demostrar un poco de educación, pues es parte de la herencia que dejaremos a nuestros hijos y no acabar con la amarga sensación de que esto es un país bananero y lo único que se entiende es el palo.

Antonio Casero López

(Reus)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También