Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Evasió d’impostos

Certament al nostre país encara augmenten els casos de corrupció com un perillós virus. Mentre a Madrid Ignacio González intentava amagar els seus negocis bruts amb cordials SMS, a Barcelona el clan de la família Pujol continuava les operacions bancàries de tipus sospitós. Ah! No escarmenten.

Ara s’aproparan les Jornades de Tarraco Viva i és un bon moment per recordar que durant l’època d’August i posteriorment hi hagué personatges corruptes. Es parlava del cas d’un senador, el qual es traslladava a Tarraco per portar un negoci de vins. En realitat les bótes amagaven escultures d’or (sestercis fosos i convertits en estàtues). No hi havia comptes corrents a Helvecia, l’actual Suïssa, però també es permetia el frau. Em pregunto quan acabaran aquestes històries.

Xavier Parera Gutiérrez

(Tarragona)

Los barrios son los barrios y Tarragona es Tarragona

Pues no, señor alcalde, los barrios no estamos a tres kilómetros del centro, los barrios son los barrios y Tarragona es Tarragona.

Viene a cuento este título porque el 20 de abril tuvo lugar la presentación de un libro en Torreforta (de magnífica aceptación, todo hay que decirlo) y en dicho acto el señor alcalde se enorgullecía de que al fin en los barrios predominaba el decir ‘vamos al centro’ y no ‘vamos a Tarragona’, englobando todo en un mismo estatus. Pero eso está muy lejos de la realidad.

Y me explico. En menos de 24 horas de tal evento, recibo con sorpresa que se me niega permiso para poner una parada el día de Sant Jordi en la flamante Rambla de Ponent, en Campclar (no he mencionado que soy un librero del barrio de La Granja), de la cual se sienten muy orgullosos de su remodelación los actuales ediles del Ayuntamiento. Y cuál es el motivo de la negativa, pues sencillamente que en mi solicitud no aporto plano ni ubicación, pero todo ello sin mediar requerimiento y aviso para no poder reaccionar a tiempo.

Me quedo perplejo cuando el día de la celebración de Sant Jordi observo como en una flamante rambla de barrio de un kilómetro sólo hay cuatro paradas con rosas, solamente, sin ningún libro, y a una distancia una de otra de cien metros al menos. Y entonces me pregunto: ¿por qué necesitaban el plano y la ubicación?, ¿es que no había sitio para poner la parada?

Injustificable y denigrante la actuación de dichos servicios del Ayuntamiento.

Pues ya ve, señor alcalde, mientras la Rambla de Tarragona está repleta de libros y rosas, amén de todos los partidos políticos, que todo hay que decirlo, nuestra rambla del barrio está desierta de todo, por eso la gente de barrio, si queremos disfrutar de cualquier evento, tenemos que ir a Tarragona.

Antonio Díaz

(Campclar, Tarragona)

Reus, vamos a menos

 Se ha cerrado en nuestra ciudad la única ventana que teníamos para asomarnos al maravilloso mundo del cine. Parece mentira que una ciudad como Reus, que quiere ser tan moderna y vanguardista, no cuente con unas salas de proyección donde poder disfrutar de una buena película mientras te comes unas sabrosas palomitas.

No sabemos si por malas gestiones o porque el Ayuntamiento de Tarragona tiene gente mas competente, lo cierto que muchísimas empresas que deberían de haberse instalado en nuestra ciudad, lo han hecho allí. Tenemos un polígono vació mientras que el del vecino no para de crecer, instalándose montones de negocios entre los que destaca unas salas de cines donde hay que desplazarse si se quiere ver una película. Sólo nos queda el Aeropuerto y hasta eso nos quieren quitar.

Reus, una ciudad que llegó a tener infinidad de salas de cines, se ha quedado a oscuras, después de la variedad de locales para cenar, tomar copas o pasar un rato agradable que tan buena acogida han tenido por la zona centro, se ha quedado coja, al no disponer ni siquiera de una triste sala de proyección. Señores gestores de la riqueza ambiental, muévanse, no podemos tolerar que la población se tenga que ir al municipio de al lado a dejar unos ingresos que tienen que quedarse aquí.

Antonio Casero López

(Reus)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Lea También