Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totets les cartes del dia

Whatsapp

Primero de Mayo ¿qué ha pasado?

Se cumplen 150 años desde que fue proclamado el día primero de mayo festivo, reivindicativo y de solidaridad de la clase trabajadora a nivel internacional. Se organizaron los movimientos de protesta masiva para defender sus intereses y su dignidad oprimida. Debido a su paciente labor, entre las aspiraciones conseguidas se encuentran la jornada de ocho horas y el derecho a la huelga. Sus ideas eran respetadas y escuchadas.

No hace mucho en España, los sindicatos habían llegado a tener auténtico poder, una prepotencia desmesurada, un protagonismo inusual a todos los niveles. A día de hoy están languideciendo, sorteando cómo pueden los vaivenes de su eficacia, su falta de la realidad, su letargo, su demagogia, su pérdida de credibilidad, sus escándalos, además de la corrupción sufrida con el general descontento de sus afiliados. Han quedado reducidos a la mínima expresión por sus militantes convencidos.

Sus dirigentes deberían replantearse sus funciones, soltar lastre, modernizarse y comprometerse con la sociedad compleja actual, colaborando en amortiguar su distanciamiento, su confrontación y conectar más con todos los agentes sociales en defensa de la solidaridad y mejora a todos los niveles de los trabajadores. Seguro que lo harán.

Visitación Juárez Laiz

(Tarragona)

Unidad y heroicidad frente a los ‘dragones’

La sociedad catalana no es uniforme, lo puede afirmar quien lleva casi 50 años viendo en Girona, ni la unidad entre los catalanes debe pasar necesariamente por la unanimidad política. Una sociedad plural compuesta por grupos sociales y culturales diferentes, como es la catalana, no puede expresarse con un solo criterio, tampoco ante la cuestión soberanista.

Algunos dirán que un discurso de este tipo, en un día tan señalado como el de Sant Jordi, obedece al género de la retórica. Y que más importante que las reivindicaciones de hoy son los titubeos con relación a las elecciones del 27 de septiembre. En realidad Artur Mas necesita la unidad con ERC porque la ciudadanía puede plantarle cara en los próximos comicios del mes de mayo. Pero también es verdad que no puede despreciar tampoco los apoyos sociales, económicos y financieros para mantener la cohesión social.

Así, en este tira y afloja lleva en el poder, que no gobernando, Mas desde el comienzo de la presente legislatura. El mes de mayo quizás podría marcar un cambio de rumbo que, retóricas al margen, solo está en manos de la sociedad catalana.

Jesús Martínez Madrid

(Salt)

El origen de la palabra ‘pasquín’

Se conoce con el nombre de pasquín a todo escrito anónimo, fijado en sitio público (o, simplemente, dado a la publicidad), en el que se contienen expresiones satíricas contra el gobierno o corporación pública, o contra una persona particular. Pasquino es el nombre dado por el pueblo de Roma a un fragmento antiguo encontrado cerca de la plaza Navona, donde estaba situada la tienda de un zapatero remendón llamado Pasquino. Este zapatero del siglo XVI fue famoso por sus sátiras, que generalmente eran replicadas por su amigo Marforio. El primer pasquín conocido iba dirigido contra el Papa Urbano VIII, miembro de la familia Barberini, por haber mandado fundir bronces artísticos para fabricar cañones. Su texto decía: «Lo que no hicieron los bárbaros, lo hicieron los Barberini».

F. Ortiz de Pinedo Mendiluce

(Tarragona)

Cumplir compromisos

Es frecuente el evitar adquirir compromisos probablemente por las exigencias que supone. En el ámbito familiar se elude el matrimonio, los hijos. En el mundo laboral se hacen virguerías para que las responsabilidades con los empleados sean las mínimas. Y en el terreno de la política no digamos.

En campañas electorales se anuncian y anuncian programas de actuación que muchas veces son incumplidos ignorando a los votantes que los creyeron. El respeto a la palabra dada es un valor en desuso que produce un gran mal y que es necesario recuperar.

Podríamos empezar vigilando que se cumpla en nuestro ámbito familiar y una seria exigencia a los partidos políticos que al final son los encargados de organizar la sociedad. Exigirles mayor concreción de sus prioridades y la obligación de hacer pública cada cierto tiempo las actuaciones realizadas sobre los compromisos básicos que manifestaron.

Pilar Peña Saiz

(Barcelona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También