Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un 11-S desvirtuado

El programa de Mas anuncia que se van a saltar las leyes, pese a quien le pese
Whatsapp

La manifestación del 11-S por la Meridiana de Barcelona ha quedado desvirtuada y se aleja de la transversalidad de las grandes manifestaciones anteriores, en favor del Dret a Decidir i de “Catalunya Nou Estat d’Europa”, expresiones que no se usan ahora.

Decimos que se ha desvirtuado porque los convocantes son precisamente los que han confeccionado la lista independentista de Artur Mas y Oriol Junqueras: los representantes de la ANC (Assemblea Nacional de Catalunya) y Òmnium Cultural, convocantes de la manifestación.

O sea que la del 11-S es una manifestación a favor de un cartel o lista electoral concreta que quiere ganar las elecciones 15 días después (el 27-S). Esa manifestación se aleja de los parámetros de la unidad del pueblo de Catalunya el día de su fiesta nacional o Diada Nacional. La proximidad de las elecciones ha echado agua al vino, y el 11 de septiembre no será más que una manifestación de una plataforma electoral concreta. Lástima que de ese modo desvirtúan igualmente el sentido de la Diada, que debería ser para “todos” los catalanes y no una parte, como se hacía desde el principio de la democracia española.

Por otro lado, a medida que nos acercamos a las elecciones catalanas, plebiscitarias o no, me da lo mismo pues lo importante es el resultado y no la palabrería, sube el tono del discurso político independentista, al igual que sube el tono tanto del Gobierno como del Partido Socialista en contra del discurso independentista, porque auguran que será un “gran fracaso”. Aunque la prensa de Barcelona no lo quiera explicitar, Pedro Sánchez ha venido a Barcelona a decir que no apoyará el secesionismo.

El Rey y Artur Mas

El rey Felipe VI y Artur Mas se vieron el viernes pasado con caras largas en el Palacio de la Zarzuela, y el jueves se vieron con semblantes más serios en la entrega de despachos de la Escuela Judicial, que el expresidente Jordi Pujol quiso que tuviera su sede en Barcelona.

El Rey opina que la posición de Artur Mas es “irreconducible”, que es lo mismo que decir “no hay nada que hacer”, según ha declarado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. El Rey es el garante de la unidad de España y de la legalidad. En la entrega de despachos a los nuevos jueces y fiscales recién salidos de la Escuela Judicial, les ha dicho que “para el poder judicial como para el resto de instituciones del Estado, el respeto a la ley nunca ha sido ni debe ser un trámite, una mera formalidad; una alternativa. En su raíz más profunda, respetar la ley es fuente de legitimidad y la exigencia ineludible para una convivencia democrática en paz y libertad».

Y ha añadido el Rey, tras alabar la Constitución: el Estado de Derecho es la vía por la que «los ciudadanos encuentran la garantía de sus libertades ante los poderes públicos, que se ven sometidos al imperio de la ley y, respetándola, garantizan el ordenado funcionamiento del Estado».

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha dicho que «no hay democracia sin respeto a la ley». La legitimidad viene del respeto a la ley, una ley aprobada por los representantes del pueblo elegidos democráticamente.

Esto, dicho en el mundo independentista catalán en estos momentos es papel mojado, pues se pide que no se respeten las leyes de un “estado opresor”. Artur Mas, por su parte, ha dicho que “nunca nos hemos saltado la ley”. Pero su programa anuncia que se van a saltar las leyes para alcanzar el Estado catalán, pese a quien le pese. Eso lo ha dicho el cabeza de lista de la candidatura llamada “transversal”, Raül Romeva, y también lo han dicho Oriol Junqueras, Carme Forcadell y Muriel Casals, es decir cuatro de los cinco primeros en la llamada lista independentista donde está Artur Mas.

Concretamente, Junqueras ha dicho que solo obedecerá la representación y las leyes que emanen del pueblo catalán: una clarísima declaración de insubordinación al marco legal en el que Catalunya se encuentra. ¿Esperará que con estas ideas sea creíble en Europa? Europa ve en un futuro de la Catalunya independiente un posible socio díscolo y respondón, al estilo de la Grecia de Syriza.

En este estado de cosas, pienso que no hay conversaciones que puedan hacer cambiar ni a Artur Mas, ni a los soberanistas, de que abandonen su hoja de ruta independentista. La suerte está echada.

Y delante del Rey, del presidente del Tribunal Supremo y del ministro de Justica, estaba también la flamante alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ya dijo que las leyes si no le van bien se las saltaba a la torera (exagero un poquito). De momento, se “salta” a la Virgen de la Merced, diciendo que no irá a la misa tradicional, ni ella ni el Consistorio, rompiendo una tradición ancestral rota solamente durante la guerra civil española.

Los que nos miran dicen: esto es un desfase con ribetes anárquicos. Y lo es.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También