Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Un Rey de otro tiempo

"El mensaje de Felipe VI repitió el sermón habitual de Rajoy, con la diferencia que al presidente del Gobierno lo hemos elegido entre todos en unas elecciones y al Rey no lo ha votado nadie"

jcruset jcruset

Whatsapp
El Rey Felipe VI dirige el mensaje a los españoles dos días después del referéndum organizado por la Generalitat EFE/Casa

El Rey Felipe VI dirige el mensaje a los españoles dos días después del referéndum organizado por la Generalitat EFE/Casa

Desgraciadamente, el discurso del Rey no ha abierto ninguna esperanza de solución al callejón sin salida en que se encuentra el conflicto catalán, más allá de recordarnos la extrema gravedad de la situación y que los poderes del Estado tienen el monopolio de la fuerza para imponer el orden constitucional. Por supuesto, ni una palabra sobre la violencia indiscriminada e injustificable que sufrieron muchos de sus súbditos el 1-O. Un silencio escandaloso justo cuando cientos de miles de catalanes acababan de tomar cívicamente las calles para protestar por las salvajadas perpetradas por la Guardia Civil y la Policía Nacional el 1-O. Sus agentes están sufriendo estos días escraches igualmente condenables.

El mensaje de Felipe VI repitió el sermón habitual de Rajoy, con la diferencia que al presidente del Gobierno lo hemos elegido entre todos en unas elecciones y al Rey no lo ha votado nadie. El papel que se arrogó ayer el monarca se corresponde a otras épocas felizmente superadas, al menos en el mundo libre. Una autoridad que no ha sido elegida democráticamente no puede dictar cuáles deben ser las respuestas a los problemas legales y políticos del país. Las posibilidades de diálogo están hoy un poco más lejos. Otra puerta se ha cerrado.

Temas

Comentarios

Lea También