Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un Túnez galáctico

Al igual que ocurrió en 2010 con el inicio de la Primavera Árabe, Túnez ha vuelto a saltar esta semana a la portada de los diarios
Whatsapp

Al igual que ocurrió en 2010 con el inicio de la Primavera Árabe, Túnez ha vuelto a saltar esta semana a la portada de los diarios. El ataque indiscriminado a los turistas que se encontraban en el principal museo de la capital ha provocado la repulsa de la mayoría de países y, a la vez, la retirada de la escala que grandes compañías de cruceros hacían en la ciudad. Ysólo es el primer paso. Porque a las puertas de la Semana Santa y a pocos meses de las vacaciones de verano, las personas que tenían previsto visitar el país se echan atrás.

En 2010, antes de la primera revuelta, unos 150.000 turistas españoles se acercaron a este país árabe –ahora recuperaba mercado–. No es de extrañar. Su diversidad paisajística y su proximidad a la península lo convierten en muy atractivo para el turista. Desde las ruinas de Cartago hasta las zonas turísticas de Monastir, Túnez es agradecido con los visitantes. Su gente –al menos la gran mayoría– es amable, como lo he constatado en mis dos viajes a dicho país. Y antes que yo allí estuvo el gran Steven Spielberg para rodar en la localidad de Matmata –en el desierto cerca de Tozeur– una de las escenas más emblemáticas de la saga de las Galaxias, una del Episodio IV donde se construyó Mos Espa, el astropuerto de Tatooine. Allí, reconstruidas, están las casas, esculpidas en mitad del desierto, incluso en la que estuvo Obi Wan Kenobi. Y Spielberg no sólo rodó en el país escenas de Star Wars sino también algunas de El arca perdida. Ahora, posiblemente, estos platós quedarán casi desérticos, acorde con el paisaje. Los turistas buscarán nuevos destinos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También