Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un año de Pedro Sánchez

De momento, Pedro Sánchez ha vuelto a poner en pie al PSOE y lo ha situado en un ten con ten dialéctico con el PP
Whatsapp

El nuevo secretario general del PSOE ha cumplido un año en el cargo. Y aunque los juicios políticos a tan corto plazo no son de fiar porque falta perspectiva, ya puede decirse, con las cautelas que se quiera, que la etapa que ha abierto el partido socialista ofrece esperanzas. En parte, porque la renovación ha dejado eficazmente atrás una legislatura nefasta, en que el socialismo gobernante se vio desbordado por los acontecimientos, demostró gran confusión en los diagnósticos y no fue en absoluto capaz de conciliar las terapias requeridas con su propio ideario. Y en parte, también, porque en esta etapa dirigida por Sánchez se han mitigado las querellas internas, se ha concluido la democratización interna del partido, se ha renovado el mensaje y se ha recuperado lentamente la confianza de los sectores centristas que desertaron en las últimas elecciones generales. Sánchez, 42 años, economista, con idiomas, gran capacidad de aprendizaje e innegable atractivo personal, ha demostrado mano izquierda en un camino que deberá aportarle todavía mayores dosis de madurez y solvencia. Pero de momento, ha vuelto a poner en pie al PSOE y lo ha situado en un ten con ten dialéctico con el PP que reaviva el bipartidismo, que parece recuperar impulso después del surgimiento de los ‘nuevos’ partidos. Le queda todavía mucho por hacer, pero no es prematuro decir que la selección natural a través de primarias ha dado buen resultado en esta ocasión.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También