Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un apaño para el Museu Arqueològic

El traslado provisional del Museu Arqueòligc a un Tinglado es un nuevo apaño con el Patrimonio de la Humanidad de Tarragona.

Whatsapp

El Museu Nacional Arqueològic de Tarragona no reúne condiciones. El edificio, de los años 60 del pasado siglo, se ha quedado totalmente obsoleto y no cumple con la normativa. La deficiente climatización provoca que en la época veraniega se alcancen temperaturas de hasta 37 grados en el interior. Tampoco se cumplen las normas de seguridad establecidas para este tipo de edificios públicos. Pese a todo, ha tenido que ser una sentencia a partir de una denuncia laboral la que ha obligado a realizar las obras precisas. El Estado, propietario del inmueble, realizó el proyecto de reformas que quedó en un cajón por falta de partida presupuestaria. Ahora la Generalitat negocia con el Estado que las obras comiencen en septiembre, tras la campaña turística de verano. Y mientras duren los trabajos, ¿qué hacemos con la colección? Pues se traslada a uno de los Tinglados del Port «de forma provisional» hasta que pueda volver de nuevo al vetusto edificio de la Plaça del Rei una vez completadas las reformas necesarias. En definitiva, chapuzas y más chapuzas con el Patrimonio de la Humanidad. Mientras tanto sigue esperando el añorado proyecto del gran Museu Arqueològic en la Tabacalera. Está previsto que durante el 2017 la Generalitat y el Ayuntamiento convoquen el concurso de ideas para el macrocomplejo cultural llamado a ser la gran puerta de entrada a la Tarraco romana. De momento sigue siendo un sueño que mientras llega nos obliga a seguir viviendo de apaños.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También