Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un caso de mala suerte

Este es el relato de un albañil, tras un accidente que se juzgó en Pontevedra
Whatsapp

Un amigo abogado me envía este pasmoso relato de un albañil, tras un accidente que se juzgó en Pontevedra. Lo resumo: solocaba ladrillos en un sexto piso. Como me sobraron 250 k., tuve la idea de bajarlos en un barril que subí con la polea, para lo cual bajé, até la cuerda del barril en una columna de la planta baja y volví a subir para la operación de carga. Completada, descendí y tomé la cuerda, que desaté, para bajarlos. Al descender rápido el barril por su peso, sin querer subí yo, agarrado a la cuerda, y al pasar por el tercer piso choqué con él y me lesioné el cráneo. Lo peor fue al llegar arriba que mis dedos quedaron enganchados en la polea, con gran dolor. Al chocar el barril contra el suelo se desparramaron los ladrillos y, como ya pesaba menos, subió rápido, mientras yo bajaba, con nuevo encontronazo en el tercero. Al fin choqué contra el suelo y el barril me cayó encima.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También