Un crimen vil y cobarde

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

Estoy conmocionado por el caso de la menor de 16 años que ha sido salvajemente violada y golpeada en Igualada –tan salvajemente, que la encontró inconsciente un camionero que pensó que estaba muerta; tan salvajemente, que la madre dice que cruza los dedos para que primero fuera golpeada y luego violada, en ese orden, con la esperanza de que no sintiera el dolor inhumano que le infligió su agresor–. Salió de fiesta el sábado con unas amigas a una discoteca y mantuvo el contacto con su madre por WhatsApp hasta las cinco de la mañana, cuando le dijo que volvería a casa en una hora. En efecto, salió de la discoteca a las seis, pero no llegó a casa. La siguiente llamada que recibió su madre era de los Mossos. Sí, estoy conmocionado. Y muy indignado. No es admisible que una joven salga de fiesta y sus padres no sepan si regresará a casa viva. No es admisible que nuestras adolescentes tengan miedo. No es admisible que deban ser valientes en lugar de libres. No es admisible que vivan entre nosotros monstruos capaces de hacer lo que le han hecho a esta chica. No es admisible que todavía haya hombres que piensen que pueden abusar, pegar, maltratar e incluso matar a una mujer por el mero hecho de serlo. Espero que atrapen pronto a los autores de un delito tan vil y cobarde. Y espero que caiga sobre ellos todo el peso de la ley y que no salga ningún juez a decir tonterías ni a revictimizar a la menor, a quien desde aquí mando un abrazo y toda mi fuerza y solidaridad. A ella y a su familia, con el deseo de que sea la última vez que me vea obligado a escribir para denunciar crímenes de este tipo.

Temas

Comentarios

Lea También