Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Un esfuerzo conjunto por el territorio

Los alcaldes de las principales ciudades persiguen un consenso para que Tarragona tenga la fuerza que se merece.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

Después de demasiados años en los que cada uno ha mirado exclusivamente hacia su municipio e incluso tras pueriles peleas de campanar que sólo han servido para dividir y perder oportunidades, los alcaldes de las principales ciudades de Tarragona han decidido reunirse en busca de un consenso para que el territorio tenga la fuerza que se merece como segunda área metropolitana de Catalunya. Y es que parece que por fin han descubierto la importancia del proyecto impulsado por la Universitat Rovira i Virgili (URV) y la Diputació para que la demarcación se convierta en una Regió Europea del Coneixement. La concreción de esta propuesta permitiría que las comarcas tarraconenses se dotaran de más competencias y recursos económicos para tener un mayor poder de planificación y desarrollo. 
Qué duda cabe que la unidad de los alcaldes –sobre todo teniendo en cuenta que entre ellos se hallan representantes de muy distintas formaciones políticas– es un buen punto de partida. A partir de aquí, estaría bien que los ediles tuvieran claro que llevar a buen puerto una empresa de este tipo requerirá de mucho trabajo y de un gran esfuerzo que implicará algunas renuncias locales en pos del bien general. Incluso poner el territorio por delante de intereses y estrategias partidistas a menudo dictadas desde Barcelona. 
No será una tarea fácil no caer en las tentaciones localistas, máxime cuando nos hallamos a un año de las elecciones municipales y un tema como este, tan de largo recorrido y poco vistoso en el día a día de la ciudadanía, correrá en algunos momentos el riesgo de desaparecer de la agenda para priorizar cuestiones más golosas y con resultados más inmediatos a la hora de captar el voto de los vecinos. Y está bien que los alcaldes se preocupen por solucionar lo urgente –faltaría más–, pero tienen también la obligación de dedicarse a lo importante, tener visión para dejar un legado que en un periodo de tiempo mejorará notablemente la vida de sus ciudadanos. Ojalá estén todos a la altura.

Temas

Comentarios

Lea También