Más de Opinión

Opinión Al margen

Un futuro de trabajo escaso

Lo lógico será que los fondos de reconstrucción se apliquen a la modernización del sistema productivo

Antonio Papell

Whatsapp
Un futuro de trabajo escaso

Un futuro de trabajo escaso

Acaba de publicarse un informe de McKinsey Global Institute titulado ‘El futuro del trabajo después de la covid-19’, que analiza el impacto a largo plazo de la pandemia en el mercado laboral del futuro en ocho países que representan más del 60% del PIB mundial (China, Estados Unidos, Alemania, Francia, India, Japón, Reino Unido y España).

En el caso español, el informe prevé que afecte a cinco millones de trabajadores hasta 2030, que experimentarán cambios en sus funciones, en su forma de trabajar o en la propia entidad del empleo. De estos, 4,6 millones se deberían a la automatización. Y al menos 1,6 millones de estos trabajadores deberán cambiar de empleo.

Uno de los más graves problemas económicos de nuestro país es el elevado paro estructural. Otro inquietante problema es el alto porcentaje de graduados y másteres españoles que, al terminar la carrera, van al extranjero.

Estos problemas del mercado laboral son la consecuencia de la obsolescencia de nuestro modelo de desarrollo, centrado en exceso en el turismo y en la construcción y con una industria en decadencia, que por añadidura se verá afectada por la crisis automovilística mundial, debida al cambio tecnológico y a una reducción de la movilidad.

Consecuentemente, para reparar el daño producido por la pandemia en el mercado laboral, lo lógico será que los fondos de reconstrucción se apliquen a la modernización del sistema productivo, y no a tapar los agujeros del antiguo. Es preciso avanzar en la dirección recomendada por Bruselas, es decir, en la descarbonización y digitalización, de un lado, y en la formación, de otro.

Temas

  • Al margen

Comentarios

Lea También