Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Un gesto para la Historia

Se espera que las negociaciones iniciadas en enero se cierren pronto con la reapertura de embajadas en Washington y La Habana
Whatsapp

Un gesto puede ser muy importante en la vida cotidiana, pero en el lenguaje de la diplomacia puede representar un hecho histórico. Así fue ayer el apretón de manos entre el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, y el líder cubano, Raúl Castro. Ambos escenificaron el inicio de su reconciliación en la apertura de la Cumbre de las Américas, cuatro meses después del anuncio del deshielo diplomático entre ambos países. Histórica fue el adjetivo más utilizado en la inauguración para referirse a la VII Cumbre, en la que Cuba participa por primera vez desde la creación de este foro en 1994 y en la que todas las miradas estuvieron puestas en Obama y Raúl Castro. La presencia del presidente Raúl Castro «encarna el anhelo expresado por muchos en la región», dijo el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien alabó el liderazgo de los presidentes estadounidense y cubano para llegar a un acuerdo para restaurar relaciones bilaterales, rotas en 1961. Actualmente no tiene ningún sentido que persista una situación que estuvo a punto de provocar un conflicto internacional de gran magnitud cuando el planeta vivía bajo el enfrentamiento de los dos bloques. El encuentro Obama- Castro no se limitará a un apretón de manos en un encuentro informal antes del inicio de la cumbre. Se espera que las negociaciones iniciadas en enero se cierren pronto con la reapertura de embajadas. Sin duda, ayer vivimos un gesto para la Historia.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También