Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un lío enorme

Los políticos deben ejercer sus responsabilidades y no devolver la pelota a los ciudadanos

Whatsapp

Es una de las expresiones más habituales del presidente y probablemente la que mejor define el rompecabezas que alumbraron las elecciones generales del 20 de diciembre. «Un lío enorme», resumió Mariano Rajoy a su colega de Estonia mientras trataba de explicarle la fragmentación del nuevo Congreso. Las opciones de Gobierno son limitadas. O el líder del PSOE logra un pacto con Ciudadanos y la abstención de Podemos, o teje un Ejecutivo con los de Pablo Iglesias y el sostén de otras fuerzas nacionalistas, o se convocan nuevos comicios. El rechazo de los socialistas a la cuarta opción, la gran coalición de PP, PSOE y Ciudadanos no admite vuelta de hoja. «Lo más probable es que haya elecciones el 26 de junio», zanjó el presidente del Gobierno en funciones y lo mismo piensan en otras formaciones aunque no lo digan. Las opciones de acuerdo son dos, pero los vetos y los recelos amenazan con hacer naufragar cualquier encaje de bolillos. En ese caso, si las urnas vuelven a abrirse, nada está garantizado. Las encuestas oscilan casi tanto como los pronósticos de los cuatro principales partidos, que calculan sus posibilidades de pacto, las consecuencias de otras elecciones, y si han dado con la estrategia adecuada. Entre medias, Sánchez y Rajoy se juegan su cabeza política. Hay que exigirles a los políticos que ejerzan las responsabilidades para las que han sido elegidos y no que devuelvan la pelota a los ciudadanos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También