Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un milagro en Tarragona: Gobierno y Govern no se lanzaron pullas

Xavier Fernández

Whatsapp
Dow celebró su 50 aniversario con una fiesta y la presencia de políticos de alto nivel.

Dow celebró su 50 aniversario con una fiesta y la presencia de políticos de alto nivel.

Por fin, por fin, por fin. Parecía que sólo Juan Antonio Bayona fuese capaz de filmar ‘Lo imposible’, una película con un milagro casi apocalíptico como argumento. Pero no. También en Tarragona se rodó ayer un film con final feliz. 

En un acto protagonizado por un ministro del gobierno de la sacrosanta unidad de España y por una consellera de la secesionista Generalitat se habló de lo que tocaba: de química, de economía, de infraestructuras, de industria, de innovación, de personas... Y no del caos –o el paraíso– al que nos lleva el Procés.

La consellera de Presidència, Neus Munté, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer en Tarragona. Foto: Alba Mariné


Sí, como lo leen, Gobierno y Govern fueron capaces de estar juntitos en una sala sin echarse los trastos a la cabeza. La Dow es mucha Dow. Su 50 aniversario pesa mucho. Y el jefe de la firma en España, Anton Valero, es un maestro de las buenas formas.

Ministro y consellera estuvieron juntos, sí, pero no mucho rato, porque el titular de Economía, Luis de Guindos, se fue antes de que hablara la responsable de Presidència, Neus Munté. 

¿Un plantón? ¿Una tocata y fuga? ¿Quería evitar Luis De Guindos oír las conocidas reivindicaciones de Munté (portavoz del Govern)? No (o sí). El ministro se fue con el tiempo justo para abordar el último AVE de Tarragona a Madrid: el de las 20.33 h.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, recordó ayer en el Parlament
el editorial de 'The New York Time' que apoya el referendum. Foto:Jordi Bedmar

De Guindos no aprovechó para recordar los supuestos beneficios de la España una, grande y libre, como hacen, un día sí, otro también, sus compañeros de gabinete, con la vicepresidenta Soraya al frente. ¡Qué alivio! Sin embargo, no pudo evitar el Gran Mal que afecta a todo político del PP (y del PSOE, y de ERC, y del PSC, y del PDeCAT...): ponerse la medallita. Definitivamente el Magic Andreu habría sido un gran presidente de Gobierno.

Que si llevamos cuatro años de un crecimiento del 3%, que si estamos recuperando el nivel de renta de antes de la crisis, que si tendremos superávit en la balanza de pagos por quinto año consecutivo, que si nuestro contexto económico «es más estable y sostenible»... Oyendo al ministro, parecíamos estar en el Edén y no en unas renqueantes Tarragona, Catalunya y España.

Tarragona. Fue la palabra mágica, la que repitieron en un tono positivo los máximos responsables europeo, español y tarraconense de Dow, el ministro, la consellera y el alcalde, Josep Fèlix Ballesteros. Por fin, por fin, por fin. Oír hablar de Tarragona sin pesimismo, sin términos peyorativos. Fue un motivo de orgullo y honda satisfacción, como diría el rey emérito, Juan Carlos I.

El Rey Felipe VI defendió ayer la unidad de España en un discurso en el Congreso. Foto: EFE

Al ministro, ya ausente, le sucedió en la palabra Jaume Sariol Martí, director del complejo industrial de Dow Tarragona. Y a Sariol, el alcalde. Ballesteros estuvo más juancarlista que nunca, es decir, campechanote. Fue el único que no leyó su discurso. Y se notó (dicho con cariño, ojo). 

El suyo fue un discurso sencillo, demasiado, pero simpático. Y tuvo un gran detalle:citar a los voluntarios que hacen posible el ‘Festa per tothom’, es decir, aquellos que ayudan a las personas discapacitadas a vivir las fiestas de Santa Tecla. «Habría que hacerles un monumento», dijo.

De izquierda a derecha, Anton Valero, Josep Poblet, Neus Munté, Heinz Haller, Luis de Guindos,
Josep Fèlix Ballesteros y Jordi Jané. Foto: Alba Mariné


Munté cerró el acto. Y como De Guindos se limitó al temario de la noche: la importancia de la colaboración entre industria y administraciones, la capacidad de innovación del sector químico, la necesidad de unas infraestructuras adecuadas para que las químicas sigan siendo competitivas, que hay que incentivar la vocación científica, el «desequilibrio entre la oferta y la demanda laboral de personas cualificadas en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas»... Ni un ápice de mal rollo. Ayer hubo química –o al menos lo pareció– entre administraciones. Chiste fácil, vale.

Bayona, ya sabes. La segunda parte de ‘Lo imposible’ puedes rodarla en Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También