Más de Opinion

Un país sin niños

España tiene un grave problema al que urge poner remedio: una tasa de natalidad tan baja (1,23 hijos), que no asegura el reemplazo generacional

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

España tiene un grave problema al que urge poner remedio: una tasa de natalidad tan baja (1,23 hijos), que no asegura el reemplazo generacional. De hecho, se estima que en el 2050 más del 35% de la población española tendrá más de 67 años, frente al 16,5% actual. Esto provocará una reducción de la población activa y ocupada, lo que a su vez rebajará los ingresos por cotizaciones, de donde sale el dinero para pagar las pensiones de una población cada vez más envejecida. Detrás de esta amenaza se halla un mercado laboral y un sistema de vida inmisericordes con la maternidad. Así lo revelan los dolorosos datos extraídos de la encuesta ‘Las invisibles’, elaborada por el Club Malasmadres: el 22% de las mujeres pierde su puesto de trabajo al ser madre –un 11% renunció por no poder compatibilizarlo con la crianza, un 6% fue despedida y a otro 6% no le renovaron el contrato– y cuatro de cada diez han sufrido discriminación directa en su empresa tras haber tenido un hijo. El estudio pone de relieve que la baja natalidad en este país no se debe a que las mujeres se hayan vuelto egoístas, como se aduce muchas veces; la investigación destaca que la caída de la fecundidad obedece más bien a obstáculos externos. No en balde, el 68% de las españolas habrían tenido más hijos si hubieran contado con mejores medidas de conciliación. No se trata de un problema menor. Y no tendrá solución mientras el mercado laboral continúe penalizando a las madres y sigan siendo ellas las únicas responsables de la crianza de los hijos. Es tarea de todos, pero se puede empezar haciendo que los permisos de paternidad y maternidad sean iguales e intransferibles y remunerados por ley.

Temas

Comentarios

Lea También