Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Un rival para Podemos

La llegada de Ahora en Común no solo divide la izquierda: también la clarifica. Y desenmascara las intenciones de Podemos
Whatsapp

La dirección de Podemos, organización que había irrumpido con gran ímpetu en la política española y que se estaba preparando con meticulosa precisión para el asalto al Parlamento en las próximas elecciones generales, ha experimentado un importante revés al haber surgido la coalición Ahora en Común, suscitada por activistas procedentes de Podemos, de Izquierda Unida y de Equo. Podemos había renunciado con rotundidad a aliarse con Izquierda Unida. Tras el portazo, Pablo Iglesias había intentado atraer a Podemos sin éxito a Alberto Garzón, el candidato de IU en las generales. La negativa ha sido justificada descarnadamente por el propio Iglesias: su partido pretende atraerse no a los izquierdistas que ya ocupan este espacio a babor sino a los centristas que estén insatisfechos con el PSOE. Nada hay que objetar a esta estrategia, perfectamente legítima, salvo la necesidad de que los mensajes sean claros para evitar equívocos. Porque el programa electoral de Podemos para las elecciones europeas no fue precisamente socialdemócrata, y ahora la socialdemocracia se menciona expresamente como un desiderátum que sin embargo nadie termina de definir desde el entorno de Iglesias. La llegada de Ahora en Común no solo divide la izquierda: también la clarifica. Y frustra la pretensión de Podemos de amortiguar sus rasgos ideológicos. No es de ley que se intente conseguir el poder con determinados mensajes para hacer después desde él cosas distintas.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También