Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Un servicio de taxi más racional

El área metropolitana de Tarragona debería tener un servicio de taxi unificado que pudiera operar sin restricciones

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Taxistas en la estación del AVE de Camp de Tarragona.

Taxistas en la estación del AVE de Camp de Tarragona.

Tarragona evoluciona y evolucionan las necesidades de transporte público. Sobrevienen nuevas necesidades en los desplazamientos de los ciudadanos y es preciso tomar medidas para dar respuesta a estas demandas. En materia de transporte público, un sector que demanda a gritos un cambio profundo es el del taxi. El propio sector ha alzado la voz para adaptar la flota a las exigencias del mercado. Por ejemplo, ya es una evidencia que Tarragona no tiene un servicio de taxi adecuado para la creciente presencia de cruceros. De las 93 licencias que operan en estos momentos en la ciudad sólo siete disponen de siete plazas. Cada vez que atraca un crucero se generan colas de usuarios que pueden llegar a la media hora antes no llega un taxi. No es razonable y así lo ha puesto de manifiesto el propio sector que ha reclamado el aumento de vehículos con más plazas. Este es otro punto no menor de la exigencia de cambio que precisa Tarragona para ser un puerto competitivo para las compañías de cruceros. Pero volviendo al sector del transporte, todavía tiene mayor importancia la necesidad de crear un área de prestación conjunta en la que puedan operar indistintamente los taxis de diferentes localidades. Las dificultades para la creación de un área metropolitana del transporte, a imagen de la que funciona en Barcelona, provocan graves incongruencias que penalizan la calidad del servicio. El mayor escándalo se produce en infraestructurras estratégicas como la estación del Camp de Tarragona del AVE o el propio aeropuerto. La actual normativa delimita la actividad de los taxis para recoger viajeros a sus respectivos términos municipales, con lo que la disfunción entre la oferta y la demanda es en algunos casos flagrantes. El Ayuntamiento de Tarragona propone con buen criterio que los taxistas de Tarragona, Reus, Vila-seca, Salou y Cambrils se agrupen para poder trabajar indistintamente de su procedencia. La fórmula ya funciona en comarcas de mucho turismo y mucha fragmentación municipal. Urge ponerse manos a la obra. 

Temas

Comentarios

Lea También