Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un sueño en Navidad

Whatsapp

Nos han puesto un horizonte tan oscuro que hay que tener muchas ganas y buen humor para seguir adelante. Quitando las guerras y el terrorismo, que esto es harina de otro costal, sí que podríamos hacer algo para que no faltaran los servicios básicos que debe tener un país para funcionar medianamente bien.

Los 40.000 millones de euros anuales que nos cuesta según dicen, la corrupción en España, podrían verse rebajados a cero, o casi, siempre y cuando el Gobierno se metiera de lleno en ello. Ver qué hace falta para lograrlo: más jueces, más inspectores, rebajar impuestos para que no se vayan las grandes empresas ni los grandes deportistas o artistas, que de todo hay. Es una pena que vayan a tributar a otros países porque les sale mucho más a cuenta. Y yo me pregunto por qué no hacen aquí lo mismo. Seguro que con ello se podrían mejorar muchas cosas. Aún estoy esperando que los sueldos de los políticos se pongan a nivel de un ciudadano con estudios. Hablan de poner un sueldo mínimo a parados de larga duración, algo así como 450 €, y por otro lado ves que de asistir a reuniones o plenarios de ayuntamientos, que pueden durar 30 minutos, algunos se embolsan hasta 700 €. No hay color. Esto es un desconcierto.

Las residencias de ancianos necesitan más subvenciones, los enfermos crónicos están desasistidos, los desahucios siguen, los hospitales van algunos a medio gas, los jueces y fiscales se quejan de falta de medios.

Los ciudadanos claman justicia. Desean que se devuelva lo robado. Ven que nos han conducido a la miseria y van todavía por la calle con la cara bien alta, como si nada hubieran hecho. Estos sueldos y jubilaciones de millones de euros, con cargo a las Cajas de Ahorros, que somos todos. Quienes han sido capaces de este descalabro no merecen nada más que estar en la cárcel y ser desposeídos de sus bienes. Por mucho que diga el Gobierno que vamos saliendo de la crisis, nadie se lo cree. El mejor sueño de Navidad seria despertar con las arcas del Estado llenas y poder subsanar todo el daño ocasionado por la desidia de unos y las estafas por doquier de otros.

Ojalá se haga realidad mi sueño de Navidad.

M.ª Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También