Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

'Un viejo sueño que hoy cumplí'

Por fin el árbitro pita final. Hemos vuelto
Whatsapp

Llego al Nou Estadi apurando. Lejos quedan ya esos años en los que, por trabajo, acudía con tiempo. Hoy no. Hoy vengo de aficionado. Convencido de cuál es el resultado lógico pero consciente también de lo poco fiable que resulta la lógica en el fútbol. Antes de alcanzar mi localidad –hoy en Preferent–, me cruzo con Ruben, Jordi, Arnau, Josep Maria... Nastiqueros de esos que uno recuerda en el blanco y negro de un pasado de angustias. Hoy todos lucen sonrisa nerviosa y asienten con convicción. «Hoy sí», parecen querer decir. «Se merecen una alegría», pienso.

La primera parte inquieta. «No hay medio campo», sentencia Ángel a pocos metros. El gol de Lago me pilla en la cola del bar. Cierro los ojos. Ese rugido lo he oído yo antes... Respiro. Sí tengo tiempo de explotar con el segundo y de paladear el 3-0.

Está hecho. Lo celebramos con Edu y Gemma. Y con Francesc Xavier, que no anda lejos. Ycon Ramón, David y Judit, que no han podido aguantar más en su asiento y se han venido a lo alto de la grada.

El árbitro no tardará en pitar. Miro ahí enfrente, a la tribuna de prensa, y envidio con nostalgia esa mezcla de estrés y excitación de un día así. Sonrío por todos ellos. Me acuerdo también de Miki, al que luego enviaré un mensaje, y de los que ya no están. Y pienso en Sergi, Domi, Xavi, Patxi... a quienes acabaré abrazando a lo largo del día. Me alegro por ellos. Y por tantos otros que llevan años pasándolo mal.

Por fin el árbitro pita final. Hemos vuelto. Feliz, me abrazo a Raquel, como ya hice en Chapín, y a Maria, boquiabierta, que parece no entender nada. Es su primer ascenso. Intuyo que no el último.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También