Más de Opinión

Un vino de 830.000 €

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

Hay lujos que solo están al alcance de paladares muy exigentes y de bolsillos muy, pero que muy resistentes. Es lo que sucede con los vinos bordeleses Chateau Petrus, toda una leyenda. Quien quiera hacerse por ejemplo con una botella de la cosecha de 2000, una gran añada en Burdeos, deberá desembolsar un mínimo de 5.000 euros. Pero, no contenta con esos precios, esta bodega francesa ha rizado el rizo y ahora pone a la venta una botella de esa misma añada por un precio de 830.000 euros. Sí, sí, como lo leen. Se trata de una de las doce botellas que forman parte de un experimento promovido por la empresa francesa Space Cargo Unlimited para estudiar el comportamiento de materiales orgánicos en el espacio. Los doce vinos viajaron en noviembre de 2019 a la Estación Espacial Internacional (ISS), en cuyo laboratorio permanecieron catorce meses a una temperatura estable de 18 grados protegidos por un cilindro de acero. Los enólogos han comparado esos vinos con los terrícolas y, aunque han apreciado un color distinto, algo más claro en el caso de las botellas que han estado en el espacio, y también leves diferencias de gusto y olfato, no se han atrevido a dictaminar cuál de los dos es mejor: «Ambos son grandes vinos con cualidades sensoriales excepcionales», han zanjado de forma salomónica. O sea, que al final el viaje a las estrellas solo ha servido para encarecer aún más un vino ya inalcanzable. Pues eso, por mucho menos seguiremos disfrutando del buen vino que nos dan las cepas de Tarragona. Y ni tan mal.

Temas

  • El mirador

Comentarios

Lea También