Más de Opinion

Opinion El mirador

Una chiquillada

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Una chiquillada

Una chiquillada

La dirección del hospital Joan XXIII de Tarragona ha abierto una investigación sobre un vídeo colgado en la red social TikTok en el que aparecen cuatro trabajadoras uniformadas, una de ellas en una camilla, bailando al son de la música que se hizo famosa durante el confinamiento por acompañar a un meme en el que se veía a porteadores africanos ‘bailando’ a un féretro. Tras ver el vídeo en cuestión –hay otros en los que simplemente cantan–, no creo que las chicas pretendieran burlarse ni denigrar a nadie, ni siquiera que lo hicieran con mala intención; seguramente fue solo una forma de pasar el rato. Aunque no deja de ser muy desafortunado y resulta comprensible el malestar que ha podido causar entre el personal del hospital porque, efectivamente, no refleja el denodado esfuerzo que están realizando los sanitarios en esta situación tan excepcional –seguramente, a ellas mismas les ha tocado trabajar duro–.

Mucho me temo que se trata más bien de una chiquillada de esas a las que tanto anima esta aplicación. Ya lo decía Jaron Lanier, considerado el padre fundador de la realidad virtual y hoy uno de los principales disidentes de la burbuja de Silicon Valley: «En las redes sociales las personas normales tienden a comportarse como idiotas porque los idiotas reciben la máxima atención». Sí, como otras redes sociales, TikTok es muy adictiva, anula nuestros sentidos, aumenta el estrés y roba el tiempo que podríamos estar dedicando a otras actividades, como deportes, hobbies, estudio... o trabajo. Sí, me temo que ese culto a la imagen, esa afición a grabar con el móvil y dejar constancia de todo cuanto hacemos, incluidas muchas tonterías, acabará pasándonos factura.

Temas

Comentarios

Lea También