Más de Opinión

Una defensa europea

Trump insiste en que él no va a ser 'el gendarme del mundo', una actitud que no puede desligarse de su hostilidad hacia la UE

Whatsapp

El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Jim Mattis, un general retirado de los Marines apodado expresivamente ‘Perro Furioso’ por su actitud en el campo de batalla, ha viajado esta semana a los cuarteles generales de la OTAN en Bruselas y ha manifestado personalmente a los ministros de Defensa europeos y al secretario general de la OTAN Stoltenberg lo que el presidente Trump había expresado reiteradamente en campaña: «La contribución americana [al sostenimiento de la OTAN] no puede seguir siendo tan desproporcionada» y «si sus países no quieren que EEUU modere su compromiso con la Alianza, deben mostrar más apoyo». En grandes cifras, el presupuesto de Defensa de EEUU para 2016 era de 600.000 millones de dólares, mientras que el de la UE tras el ‘Brexit’ alcanzaba los 150.000 millones (el Reino Unido destina anualmente a Defensa unos 36.000 millones, el 2% del PIB).

La pretensión de equilibrar esta descompensación se plantea ahora con especial crudeza. Trump, cuya cercanía a Putin preocupa a la UE, insiste en que él no va a ser «el gendarme del mundo», una actitud que no puede desligarse de la hostilidad que manifiesta hacia la integración europea y el euro. Actitud esta que debería redundar en una potenciación del concepto de Defensa Europea, integrada en la OTAN pero con entidad propia, que hiciera posible dialogar/negociar con Washington con mayor simetría que actualmente.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También