Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una hora y media con el Rey

El papel de árbitro y de conciliador de la Corona ha sido fundamental en la historia reciente de España y puede seguir siéndolo
Whatsapp

El Rey recibió ayer al president de la Generalitat, Artur Mas, en el primer encuentro oficial entre ambos en la Zarzuela desde la proclamación de don Felipe hace algo más de un año. La información sobre esta importante reunión queda de momento ceñida a la interpretación de los gestos y de los tiempos. Antes del encuentro el President ha sido requerido por los periodistas que le esperaban en la sala de audiencias sobre si se veía, en un futuro, siendo recibido como jefe de Estado, a lo que Mas, contestó con un no coment. Y remató con un «vengo en son de paz». Por su parte, el monarca estuvo todo el rato con un gesto serio, impertérrito, pero cortés y cediendo el paso al invitado. Especialmente significativo ha sido el tiempo que ha durado la reunión, una hora y cuarto. Evidentemente este período da para mucho más que para la mera cortesía protocolaria. La audiencia se enmarcaba en la ronda que el monarca está manteniendo con diferentes presidentes autonómicos, pero en el caso de Artur Mas, al producirse horas después del anuncio de la lista unitaria del 27S, la reunión ha adquirido máxima importancia. El papel de árbitro de la Corona ha sido fundamental y trascendente en el último período de la historia de España. Lo fue en la defensa de la democracia y en la búsqueda del consenso para alumbrar una Constitución que ha facilitado un marco de progreso y convivencia. ¿Por qué no puede la Corona seguir desempeñando este papel?

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También