Más de Opinión

Una justicia que va a la deriva

Whatsapp

Me llega por Internet el mensaje del señor Revilla, donde explica que no entiende como el saqueo de más de 9 millones de euros, efectuado por Urdangarin, se queda en 6 años de cárcel después de haber pedido el fiscal penas de 19 años. No contentos con esto, se libra de momento de la cárcel sin fianza y viviendo en Ginebra. Dice que la justicia que no entiende el pueblo, no es justicia. Y por si esto fuera poco, por otro medio me llega un mensaje, de un escrito del Marqués de Sade que dice: «La ley, sólo existe para los pobres, mientras los ricos y poderosos, la desobedecen cuando quieren (eso me suena), y lo hacen sin recibir castigo, porque no hay juez en el mundo que no pueda comprarse con dinero».

Yo me quedo con la indignación que muestran mis amigas y conocidas, de que no entienden nada de nada. Se saltan las normas a la torera. Ya se temían que nadie iría a la cárcel, pero preferían que este temor no llegara a ser cierto. Están irritadas contra todos. Dicen que todo está corrompido y sienten asco. Ver como vuelan los millones de un lado a otro, llámense paraísos fiscales, llámense subvenciones para conseguir sus propios fines. Si les rechinasen los oídos a los que maltratan, quedarían sordos, y eso que ellas no son mal habladas, pero ahora ya dicen palabrotas y se quedan tan tranquilas.

Por cierto que el gran descubrimiento de estos planetas parecidos a la Tierra les ha dado una gran idea: «que se larguen todos y nos dejen en paz», «fuera de aquí los corruptos y maleantes, que nos están destrozando la vida», «solo vemos malas noticias y nadie que ponga remedio», «un sinvivir». ¡Menudo ejemplo está viendo nuestra juventud!

Maria Elisa Aragonès Domènech

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También