Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una pregunta urgente

Una voz metálica me dice que la conversación será grabada y que he de responder unas preguntas

Martín Garrido Melero

Whatsapp

Debo hacer una consulta urgente por teléfono. Llamo al número indicado. Una voz metálica me advierte que la conversación será grabada. También me indica con el mismo tono que al final del servicio deberé responder a unas preguntas sobre la calidad del mismo. No sé si antes o después la misma voz me señala que las tarifas por la comunicación serán de tanto si la llamada es desde un móvil o de tanto si es desde un teléfono fijo. Espero. Se produce un pitido llamada. Y de pronto deja de oírse y sólo se escucha el vacío. ¡Qué raro! Pasa el tiempo. Dejo pasar dos minutos y nada. Cuelgo y vuelvo a empezar. La misma voz metálica me advierte que la conversación será grabada… 

Otra vez todo el proceso… hasta llegar al pitido llamada. Y otra vez me encuentro con el silencio. Dejo pasar en este caso tres minutos de espera, pero igual que la primera vez es inútil porque no ocurre nada. Cuelgo. Nada que hacer. ¿Intentarlo de nuevo? Dudo. Vuelvo a llamar. La voz metálica me advierte que la conversación será grabada…Sigo los pasos, con la duda terrible sobre el resultado final. ¡Pero no! ¡Hay que tener fe! Esta vez consigo pasar del frío pitido de una llamada y del consecutivo silencio. Una voz metálica, distinta de la anterior, que yo encuentro mucho más cálida (aunque seguramente mi apreciación se debe a haber podido pasar el listón inicial), me indica que antes de proceder a responder a mi solicitud es necesario responder a unas cuantas preguntas. Bueno, lo haremos. Tampoco tengo otra opción. Empieza: «Si es del género hombre, marque 1; si es del género mujer, marque 2; si es transexual, marque 3; si OTROS, marque 4». Ignoro por qué razón le doy al 4. Seguramente porque quiero pasar rápidamente a mi pregunta. ¡He cometido un error! Al marcar OTROS he entrado en una nueva serie. «Si es homosexual, marque 1; si es bisexual, marque 2; si no tiene una concepción concreta sobre el tema, marque 3; si OTROS, marque 4». ¡Todo menos el 4! ¿Retroceder al principio? ¡No, bajo ningún punto de vista! Le doy a un número, ignoro cuál, todo menos la opción OTROS. La agradable voz metálica (ahora me parece menos) me vuelve a indicar que deberé contestar sólo una única pregunta más. ¡Bueno, sólo una! ¡Ya falta menos! «Si es unionista, marque 1; si es independentista, marque 2; si OTROS, marque 3». ¡Nunca OTROS! Le doy a un número al azar: ha sido el 2. «Ha marcado usted independentista. Si es anticapitalista o anarquista, marque 1; si no lo es, pero está dispuesto a alterar el orden constitucional, marque 2; si no lo es y no está dispuesto a alterar el orden constitucional, marque 3; si sólo es un sentimiento pero no pretende una consecuencia política, marque 4; si en el fondo lo que quiere son más competencias del Estado central y sobre todo autonomía financiera, marque 5».Siguen algunas otras opciones más hasta llegar a la última: «Si prefiere volver a la opción unionista, marque 0».

Desconozco por qué razón marco el cero y no cualquiera de las otras posibilidades. «Ha marcado usted unionista. Si es preconstitucional, marque 1; si prefiere un Estado único con desconcentración legislativa, marque 2; si es autonomista, aunque sea con matices, marque 3; si es plurinacionalista, pero no tiene claro las naciones que deben integrar el Estado, marque 4; si es plurinacionalista pero sólo culturalmente, marque 5; si es plurinacionalista asimétrico, marque 6; si es plurinacionalista pero no sabe qué significa, marque 7; si es plurinacionalista, pero realmente lo que quiere decir es que es autonomista, marque 8; si es federalista, pero en realidad quiere decir autonomista, marque 9; si es federalista pero en el fondo no sabe lo que es, marque 10;si es del Real Madrid, marque 11». Siguen también más opciones hasta llegar a la última: «Si prefiere volver a la opción independentista, marque 0». ¡No, CERO no! Le doy a un número cualquiera con tal de salir de aquí y la voz metálica me dice: «Ha marcado usted…». ¡Qué horror!
Pero ahora la voz me señala: «Deseamos complacerle. ¿Cuál es su pregunta? Dígala en voz alta». Es mi turno. Empiezo diciendo: «Quiero preguntar…»¡Lo he olvidado! «Espere, he olvidado mi pregunta», empiezo a gritar. Y sigue la voz: «No le entendemos, repita la pregunta». Ahora grito más alto. «Seguimos sin entenderle su pregunta». Ya no sé lo que digo. Una terrible voz metálica certifica: «Lo sentimos. Vuelva al inicio».

Ahora recuerdo mi pregunta. Deseaba saber el número de los bomberos. La casa se me quema (¿o será el país?). Pero ahora ha empezado a importarme un rábano. Casi es mejor que acabe todo en los escombros y volver a empezar. Creo que marcaré de nuevo pero esta vez llegaré al final y pulsaré siempre OTROS. He empezado a experimentar una atracción sexual al recordar el sonido de la voz metálica.

Temas

Comentarios

Lea También