Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Una rotonda muy peligrosa

La glorieta de Les Gavarres, en la T-11, entre Tarragona y Reus, es uno de los mayores puntos negros del territorio.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Vista aérea de la peligrosa rotonda de Les Gavarres.

Vista aérea de la peligrosa rotonda de Les Gavarres.

La macrorotonda que se halla en la autovía Tarragona-Reus a la altura de Les Gavarres se ha convertido en un auténtico tormento para los miles de conductores que cada día circulan por ella. Y es que resulta raro el día en que no se registra allí algún accidente, la mayoría, afortunadamente, choques de chapa leves sin víctimas, por lo que ni siquiera son recogidos en los balances que realizan las autoridades de Trànsit. La cantidad de entradas y salidas de que dispone esta rotonda de tres carriles, unida a la gran afluencia de vehículos que absorbe esta carretera hacen de esta infraestructura uno de los mayores puntos negros del territorio.
Aseguran los expertos, tanto los responsables de los Mossos d’Esquadra como los profesores de autoescuela, que el problema no radica tanto en que la glorieta esté mal diseñada como en la actitud de los conductores. Y añaden que la circulación por las rotondas, sobre todo por las que, como es el caso, tienen tres carriles, es la gran asignatura pendiente de los automovilstas en este país. Seguramente, no les falta razón; no son pocos los que creen que los intermitentes son un extra puramente ornamental que viene con el coche ni los que pasan por las rotondas en lugar de rodearlas, por no hablar de quienes intentan salir de la glorieta desde el carril interior. Falta, pues, mucha educación vial y una gran dosis de responsabilidad al volante.
Sin embargo, una vez dicho esto, habría que admitir que el Ministerio de Fomento tampoco lo pone fácil, construyendo rotondas donde confluyen hasta 26 carriles, entre entradas y salidas. De hecho, reconocen que se hallan buscando nuevos elementos de seguridad que hagan de este lugar un punto menos peligroso. En este sentido, una de las iniciativas en estudio es evitar que los vehículos procedentes de Barcelona y Tarragona desde la A-7 entren a la rotonda para ir a Les Gavarres. Bienvenida será cualquier medida que ayude a reducir la peligrosidad de una rotonda que ya se ha ganado entre los conductores el calificativo de «maldita».    

  

Temas

Comentarios

Lea También