Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Una suma de despropósitos

La suma de despropósitos del proyecto Castor parece no tener límites
Whatsapp

La suma de despropósitos del proyecto Castor parece no tener límites. El almacén de gas, que está en hibernación por tiempo indefinido, no sólo fue el causante de más de un millar de terremotos sentidos por la población del Ebre y el Maestrat, sinó que su tramitación administrativa sumó también numerosas irregularidades.

Así lo está poniendo de manifiesto la justicia. Gracias a la batalla legal iniciada hace siete años contra el proyecto por los propietarios de la empresa de producción de cítricos Río Cenia, afectada por diversas expropiaciones a causa del proyecto, diferentes instancias judiciales en Castellón o la Audiencia Nacional de Madrid han puesto de manifiesto que las cosas, en el apartado de legal y de cumplimiento de la normativa, tampoco se hicieron bien. La justicia ha anulado en primera instancia algunas licencias de las obras, como la planta terrestre o el gasoducto de Enagás. Pero hay cuestiones todavía más graves, como por ejemplor todo lo que se olvidó la declaración de impacto ambiental del proyecto. Lo más flagrante, sin duda, fue el estudio de sismicidad del subsuelo marino donde se pensaba adecuar el almacén de gas. El Observatori de l’Ebre advirtió que era necesario, pero ni la empresa ni las autoridades lo consideraron así.

Viendo el pasado domingo al presidente de Escal UGS, Recaredo delPotro, hablando en el ‘30 minuts’ de TV3, se me heló la sangre. Insistía que los terremotos fueron fruto de la casualidad y que ellos no tuvieron ninguna culpa. ¡Así nos va en este país!

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También