Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Unidos por los Juegos

La falta de unidad interna de los propios tarraconenses ha dado alas a quienes los Juegos del Mediterráneo no les importan
Whatsapp

Es lamentable que, a estas alturas, el reto de los Juegos del Mediterráneo siga suscitando la división interna de los propios tarraconenses. Es cierto que en estos momentos las voces discordantes provienen de las minorías opositoras, pero es evidente que quienes tienen poco interés en apoyar Tarragona 2017 se sirven del menor resquicio de división para mirar hacia otra parte o dilatar sus compromisos. Hagamos pues, en primer lugar, la autocrítica por no haber sabido suscitar el apoyo unánime que, por ejemplo, levantó en su día Barcelona 92. Sin duda, esta debilidad interna subyace en la mayoría de los males que todavía arrastra el proyecto. Los Juegos del Mediterráneo no son efectivamente lo que fueron antaño, cuando la opulencia económica sobredimensionaba cualquier evento. Pero también es verdad que menos da una piedra. Tarragona debe aferrarse a los Juegos como una oportunidad que pintan calva y asumir el proyecto como una plataforma de promoción de la ciudad y por tanto de rentabilidad colectiva. Son graciosos estos políticos advenedizos que basan su estrategia en subvencionarlo todo, como si el dinero público manara del cuerno de la abundancia. Los Juegos del Mediterráneo, como lo fueron los de Barcelona (salvando las distancias) son una oportunidad para generar riqueza. No pocos sectores tarraconenses recibirán directa o indirectamente el beneficio. Vade retro estos pájaros del negativismo.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También