Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Urgencias en el Hospital Joan XXIII

Whatsapp

Recientemente he tenido la desgracia de tener que acudir, en diversas ocasiones, al servicio de urgencias del Hospital de Tarragona Joan XXIII, para acompañar a mi hermano. Hasta tres veces en una semana escasa. En todas ellas, el mismo ritual: primero largas horas de espera e infinita paciencia, luego una atención médica incomprensible y desesperante, que te lleva a la impotencia más absoluta.

En las tres veces, estudiaron antecedentes, su medicación, le exploraron, le hicieron pruebas y llegaron a la misma conclusión: alta médica y si se repetían los síntomas, vuelva Vd. otra vez. No fue necesario esperar mucho, pues a las pocas horas volvió a encontrarse mal, aunque esta cuarta vez, por razón de su estado y su cercanía, le llevé al servicio de urgencias del Hospital Sant Joan de Reus, donde nada más llegar ya no pudo más y se desplomó al suelo. Le atendieron rápidamente, me informaron de su gravísimo estado y me preguntaron extrañados: ¿Por qué no le ha traído antes?

Desesperado, no pude más que enseñarles todas las veces que fue atendido en el Hospital Juan XXIII. Al poco tiempo, le ingresaron en la UCI, hasta que finalmente, al cabo de cinco días, falleció. ¿Por qué el Hospital Juan XXIII no fue capaz de detectar antes este fatal desenlace? ¿Por qué no actuaron de otra forma? ¿Qué es lo que no funciona en este servicio y por qué no se pone remedio? Debemos abandonar el conformismo y luchar por un servicio público de calidad, pues si no, al fin y al cabo solo tendremos lo que nos merecemos.

Diego Morales Martín

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También