Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vergonzante asedio

jcruset jcruset

Whatsapp
Agentes y un vehículo de la Guardia Civil, ante la imprenta del Polígon Constantí.  Foto: Pere Ferré

Agentes y un vehículo de la Guardia Civil, ante la imprenta del Polígon Constantí. Foto: Pere Ferré

Llevamos varios días escuchando solemnes discursos arrojadizos sobre el respeto a las leyes, los derechos y las libertades. Un buen ejemplo al respecto no ha tenido como escenario el Parlament de Catalunya o el Palacio de la Moncloa, sino el polígono industrial de Constantí. Desde el pasado miércoles, agentes de la Guardia Civil han impuesto el estado de sitio alrededor de la empresa Indugraf Offset por las sospechas de que allí se imprimiese papelería para el referéndum del 1-O. Registran a todos quienes cometen el sedicioso acto de ir a trabajar, ya sea personal de la empresa, empleados de la limpieza... 

El juez, fiscal o mando de la Guardia Civil que haya ordenado o tolerado semejante operativo se ha cubierto de gloria. Si la fiscalía o la policía llevan una investigación por la que procede el registro de una empresa y una orden judicial que la ampare, bienvenida sea su labor. Pero lo visto allí ha parecido más bien un espectáculo mediático a costa de la privacidad y el respeto a una empresa y a sus trabajadores. Durante tres días, se ha mantenido el dedo acusador sobre la imprenta, bien por negligencia o bien por ánimo de sembrar el miedo. El delegado del Gobierno, Enric Millo, argumenta que les llegaron algunas informaciones que no se han confirmado. En cualquier caso, unos ciudadanos respetables han sido castigados gratuitamente con pena intensiva de telediario.

¿La policía ha rodeado alguna vez la calle Génova para registrar a todos los que entran y salen de la sede del PP cuando ha tenido  sospechas de financiación ilegal? En fin... Comparto pocas cosas con la CUP, pero su sarao para llamar la atención sobre Indugraf, así como el duro comunicado de Comisiones Obreras, han sido lo más digno del caso. Y enviar a agentes del servicio de Fronteras de la Guardia Civil, sin duda lo más histriónico.   

Comentarios

Lea También