Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vergüenza europea

Maribel Millan

Whatsapp

La Unión Europea asegura que sus principios fundacionales se asentan en los valores de respeto a la dignidad y los derechos humanos, libertad, democracia, igualdad y Estado de Derecho. Teóricamente, claro está. Porque es fácil estampar estos principios en un papel, y algo más difícil cumplir con ellos cuando llegan las complicaciones. Unas ‘complicaciones’ con nombres y apellidos, los de las decenas de miles de personas que huyen de la guerra de Siria y otros conflictos armados y que intentan llegar a Europa escapando de ese horror.

Pongámonos por un momento en la piel de estos refugiados. Uno no deja su hogar y pone en peligro su vida y la de toda su familia porque sí. La desesperación y las ansias de una vida mejor y en paz guían los pasos de esas miles de personas que intentan llegar a nuestro continente. ¿Y que se encuentran aquí? Hacinamientos y rechazo. Hay que recordar a las personas que se manifiestan contra los refugiados, que éstos huyen del mismo fanatismo que está atemorizando Europa, a través de atentados y acciones suicidas.

Imágenes como la del campo de refugiados de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia, son desoladoras y no deberían dejar dormir a los responsables políticos que las han hecho posibles, por acción u omisión. Por contra, hay que poner en valor la solidaridad que ha surgido de forma espontánea, a través de ong, ayuntamientos y ciudadanos, para dar algo de ayuda a estas personas que se encuentran desamparadas a miles de kilómetros de su casa.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También