Más de Opinión

Vuelven las excursiones para hacer botellón

Núria Pérez

Whatsapp
Núria Pérez. nperez@diaridetarragona.com

Núria Pérez. nperez@diaridetarragona.com

Tras meses de restricciones, muchos jóvenes parecen haber salido en tropel a recuperar el tiempo perdido y, hecha la ley, hecha la trampa. Ante el toque de queda impuesto por la Generalitat entre la una y las seis de la madrugada a los municipios de más de 5.000 habitantes con una incidencia a siete días igual o superior a 400 casos (162 en la actualidad), han regresado las excursiones para hacer botellones. En este caso a las localidades en las que no impera la restricción nocturna. Es lo que ocurrió anteayer en la zona del cementerio de El Morell donde unas 350 personas se reunieron para celebrar uno y 35 acabaron denunciadas. 

El fenómeno no es nuevo. Al contrario, el botellón no deja de ser un viejo problema que se acentúa en los tiempos de la nueva normalidad. El virus ha dejado al límite a muchos colectivos, entre ellos, sin duda, a los jóvenes, pero ello no puede suponer extralimitarse en los horarios, ruidos o actividades autorizadas. Si a ello le unimos que como reconoció ayer el conseller de Salut de la Generalitat, Josep Maria Argimon, el 40% de los contagiados no están haciendo cuarentena, entenderemos mejor el porqué de esta quinta ola. Al cansancio acumulado se ha añadido un problema de comunicación. Porque sí, tal vez estamos encarando la recta final de esta pandemia, pero la recta aún es larga.

Temas

Comentarios

Lea También