Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

White Trash

Por primera vez, un partido de gobierno como el PP está haciendo campaña en Catalunya con un lema lepenista como es ´Primero, los de casa´
Whatsapp

White Trash (‘basura blanca’) es un término despectivo que acuñaron los esclavos negros estadounidenses del siglo XIX para referirse a los blancos pobres que, como ellos, tenían que trabajar la tierra con sus manos para sobrevivir. Es un término que todavía hoy se usa en los EEUU y que, como pasa también en Catalunya con ‘charnego’, ha perdido parte de su sentido inicial, hasta el punto de que hay personas que se autodefinen como ‘White Trash’ con un cierto orgullo de origen.

Lo mismo pasa con el término ‘Nigger’, la reacción racista (o la acción) de esos blancos pobres hacia los negros, que el cine Blacksploitation de los setenta (y los posteriores homenajes de Quentin Tarantino) llenó de negros llamando con camaradería ‘Nigger’ a otros negros. También aquí hay una acepción de orgullo étnico. Pero a nadie, por mucho que hayan evolucionado, se le ocurrirá referirse a otro como ‘White Trash’ o ‘Nigger’ y no esperar consecuencias. Siguen siendo palabras con una gran carga ofensiva.

Palabras que denotan lo que en términos marxistas se definió como ‘alienación’. Es decir, la incapacidad de tener una ‘conciencia de clase’. En esencia, un blanco pobre racista es racista porque, aunque sus condiciones de vida sean igual de miserables que las de un negro pobre, puede aferrarse a que «por lo menos, no es negro». En lugar de luchar por mejorar las condiciones de clase, hay una disputa por el trabajo precario y por el subsidio. Por apoderarse de las migajas. Y a ese punto triste hemos llegado. Por primera vez, un partido de gobierno como el PP está haciendo campaña en Catalunya con un lema lepenista como es ‘Primero, los de casa’. Efectivamente, el lema es para el cinturón rojo de Barcelona. No para Pedralbes, donde la conciencia de clase está más que clara.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También