Más de Opinión

Y ahora prolifera el turismo de vacunas

Pronto descubrimos que los índices de contagios de la covid eran mucho más elevados en los arrabales y barrios modestos, que en las zonas residenciales. Y la desigualdad se ha vuelto a poner de manifiesto con la llegada de las vacunas

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

En algún momento de la pandemia nos creímos aquello de que el virus era democrático y atacaba por igual a ricos y a pobres. Y aunque es cierto que el coronavirus ha causado la muerte y problemas muy graves de salud a gentes de todos los estratos, pronto descubrimos que los índices de contagios eran mucho más elevados en los arrabales y barrios modestos, cuyos habitantes estaban ocupados en la economía informal o en trabajos presenciales y se movían más en el transporte público, que en las zonas residenciales. Y la desigualdad se ha vuelto a poner de manifiesto con la llegada de las vacunas y el desarrollo de un turismo de elite que promueven algunos países y empresas privadas, con hoteles de cinco estrellas que ofrecen una estancia de diez días con las dos dosis de la vacuna incluidas por el módico precio de 40.000 euros, saltándose así todos los protocolos y el orden de vacunación. Sí, hemos pasado de aquella solidaridad que con tanto orgullo exhibíamos en los primeros meses de la pandemia a un egoísta ‘sálvese quien pueda’ que deja muy superadas promesas de que de esta saldríamos todos juntos o no saldríamos. Y todo esto sin entender que no superaremos la crisis sanitaria si no logramos vacunar a la mayor parte de la población, viva donde viva y tenga el dinero que tenga.

Temas

  • El Mirador

Comentarios

Lea También