Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

´Zorba Alexis Tsipras el Griego´

No creo que la señora Merkel se ponga a bailar con el señor Tsipras en una playa de Creta
Whatsapp

orba el griego fue una gran película de los años sesenta tanto es así que obtuvo tres Oscar en 1965. Y tal vez lo más importante de dicha película es que lo que ofrece de la sociedad griega no es la típica visión americana a veces muy distorsionada cuando salen de sus fronteras .Sino que es una película típicamente griega. Es decir, escrita, dirigida y producida por griegos .

Vean sino que está basada en una novela griega de Nikos Kazantzakis, que estuvo dirigida y producida por Cacoyannis y con una espectacular música de Mikis Theodorakis .Y entre los intérpretes la magnífica artista griega Irene Papas . El protagonista fue Anthony Quinn que no era griego sino nacido en Méjico, en Chihuahua y con un padre que había participado en la revolución mejicana . Por lo tanto, el cuadro artístico general era muy interesante .

Con todo ello lo que se pretende dar a entender es que se trata de una visión de los griegos sobre ellos mismos en un momento concreto, evidentemente, pero que al lector le sorprenderá las similitudes con el momento histórico actual de este país, tan importante a su vez, para Europa en cuanto cuna de parte de nuestra civilización.

La película es un drama con momentos de tragedia pero combinado con un exceso de optimismo , buen humor y buen corazón del protagonista . Por otra parte un visionario sin base alguna y menos lógica, al que sin embargo cree y sigue el socio que acaba de llegar de Inglaterra y que quiere realizar una inversión en la Isla de Creta, primero en una mina que no funciona y luego en un artefacto ideado por el propio Zorba para la tala y transporte de troncos de un bosque que acabará peor y en la ruina . O sea que Zorba y la gente del lugar se quedan sin trabajo y el socio inversor sin rastro de su dinero. Y eso que ahora nos hemos enterado que en las Islas Griegas no funcionaba o por lo menos no normalmente el IVA , para sorpresa enorme de los isleños de Baleares que siempre lo hemos abonado .

Alexis Tsipras , el primer ministro griego me recuerda mucho a Zorba , griego como él y que también se llamaba Alexis . Siempre sonriente y de cara amable si bien no se sabe muy bien porque sonríe tanto, porque el panorama no es precisamente brillante. Joven y ágil, siempre da la impresión de parecer dispuesto a empezar a bailar el Sirtaki , como Zorba, en cualquier momento .

Pero como decía muy bien hace poco en una larga entrevista en televisión mi buen amigo e ilustre menorquín Guillen López, Catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra y Consejero del Banco de España, para conseguir objetivos y negociar también en temas económicos, has de saber exactamente la fuerza que tienes y con la que puedes contar. Y si la fuerza es sólo la de tu pueblo en un referéndum y tus apoyos están fuera del grupo al que jurídicamente perteneces y además irritan a tus socios, como es el caso del apoyo ruso, lógicamente las cosas acaban como acaban . En la película, Zorba ,tiene dos oportunidades para rehacerse. En la primera simplemente despilfarra el dinero en diversiones en la ciudad y en la segunda montando un artilugio sin base científica para transporte de troncos . Eso sí, él y su socio que llegó de Inglaterra acaban bailando el Sirtaki en una playa cretense de forma artísticamente maravillosa. Tanto es así que les valió el Oscar a la mejor fotografía en blanco y negro y otro a la mejor dirección artística también en blanco y negro.

Pero aparte de felicitar a los griegos por los Oscar es conveniente saber que para que el baile sirva realmente para la distracción y el relax es aconsejable haber trabajado duro antes , haber tenido la oportunidad de hacerlo y haberla buscado . Y también, porque no decirlo , haber votado a los dirigentes adecuados .

Pero no creo que la señora Merkel se ponga a bailar con el señor Tsipras en una playa de Creta, sobre todo sabiendo ya aquella y ahora que en la Isla no pagaban IVA. Más bien pienso que lo que le gustaría es hacerlo desfilar al ritmo de una banda de música militar prusiana .

Dice la canción : Yo sé de un lugar, a través del mar, donde el día brilla más cuando amanece . Este destino lógicamente debe ser una Isla Mediterránea y aquí y para ir acabando cabe preguntarse si la Isla debería ser Creta, sin IVA, … o puede que sea la Isla de Menorca con IVA . Como habrán adivinado las lectoras y lectores este articulista se inclina por esta segunda opción . Bones vacances i fins el setembre .

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También