Autogestión

| Actualizado a 23 enero 2022 09:53
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Si vacuna fue la palabra estrella del año pasado, yo propongo para este 2022 que lo sea autogestión. De hecho, ya venía cogiendo fuerza en los últimos tiempos –nos autoechamos gasolina, nos autocobramos en el supermercado, nos autogestionamos las cuentas del banco...–, pero la sexta ola de la Covid nos ha hecho aún más autosuficientes, si cabe: nos autocompramos y nos autohacemos un test con el que nos autodiagnosticamos, miramos en la web de Salut para ver qué dicen los protocolos del día –sí, mírenlos cada día; suelen cambiar–, autollamamos a la farmacia para que apunten nuestro positivo, nos autoconfinamos, nos automedicamos, nos autocogemos la baja e incluso nos autodamos de alta.

Sí, hace dos años eran esenciales, pero al parecer ya no necesitamos ni gasolineros, ni cajeras de súper, ni empleados bancarios... ni médicos. ¿Seguros? ¿Hacia dónde vamos? Me temo que detrás de toda esta autogestión no se halla precisamente una mejora en nuestra vida, sino intereses mucho menos confesables.

E inaceptables cuando de la salud de las personas se trata. Porque la obligada autogestión en el caso de la Covid viene precedida por la falta de financiación de nuestro sistema sanitario. Por favor, no pierdan más tiempo ni nos mareen más; inviertan en la sanidad como la primera prioridad que es. Y disculpen, pero son las 8 y voy al balcón a autoaplaudirme.

Comentarios
Multimedia Diari